Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Director general del Servei de Salut
Director general del Servei de Salut

Manuel Palomino: «Fuster tiene otra hija odontóloga que no aprobó la oposición y no ha llamado la atención»

«Los años de la pandemia han sido los peores años laborales de mi vida y eso que me tocó abrir Son Espases»

El nuevo e inesperado director general del IB-Salut, durante la entrevista B.RAMON

¿Cuáles son las tres principales preocupaciones con las que afronta su nuevo cargo? 

Mejorar la accesibilidad de la Atención Primaria, recuperar las listas de espera, toda esa actividad que no se ha podido realizar por la pandemia, y luego estar preparados para continuar con la vacunación y las posibles y seguras, desgraciadamente, nuevas olas que vamos a tener.

¿Cree que podré volver a pedir cita con mi médico de cabecera y que me la den al día siguiente o a los días como sumo como ocurría antaño?

En eso estamos trabajando. Estamos adoptando todas las medidas para conseguir eso. Ahora las demoras se producen por la necesidad de atención que tiene la población, venimos de donde venimos, y por la falta que tenemos de profesionales y de la disponibilidad de citas disponibles.

¿No será entonces una utopía concertar una cita con mi médico a dos días vista?

No, en absoluto debe ser una utopía, no nos podemos rendir en eso, en absoluto. De una manera u otra se tiene que volver a esa situación.

¿Qué soluciones tiene para la Atención Primaria?

De manera inmediata ya tenemos implantado un plan de choque que lo que hace es reconocer el sobreesfuerzo de los profesionales, pagar la actividad extraordinaria que tengan que realizar, que solo faltaba. Eso ya está en marcha. Hemos destinado a ello 4,5 millones de euros que son de aplicación desde este mismo mes de julio.

¿Qué más?

 Tenemos que recuperar el contacto con los profesionales para que nosotros, como reguladores entre ellos y los ciudadanos, ver qué se tiene que hacer, qué medidas debemos adoptar para recuperar la accesibilidad de la que hablábamos.

¿Eso es todo?

La tercera medida sería hacernos más apetecibles para captar profesionales. Tenemos que ser capaces durante este año de que el primer contrato que se le ofrezca a un médico sea ya de interino. En eso estamos trabajando para que antes de fin de año esté en marcha para ser más competitivos que el resto del Estado. Porque al fin y al cabo estamos como el resto del Estado. Tenemos la misma falta de profesionales.

Una resolución de Inspección de Trabajo les obliga a evaluar la sobrecarga asistencial de todos los médicos de Primaria en el plazo de un año. ¿Están en disposición de hacerlo? 

 Sí, por supuesto. Ya hemos entregado el calendario a Inspección de Trabajo. Es una cosa bastante frecuente hacer una evaluación psicosocial con análisis de carga de trabajo. Lo que pasa es que es más llamativo por el volumen y por la importancia que tiene la Atención Primaria.

¿A cuántos profesionales tienen que evaluar?

Entre mil y mil doscientos profesionales de ese entorno, aproximadamente.

Ya llevamos casi un mes de la puesta en marcha de Infosalut Connecta. ¿Puede hacerse ya un balance?

Infosalut Connecta no es un call center sino que tiene dentro varios call center. Para regular la demanda hacia la Atención Primaria en un primer paso y después también hacia la atención hospitalaria. En los pilotajes que hicimos detectamos bajadas del 30% en necesidades de atención médica directa. O sea eran peticiones que se podían resolver en otros escalones. Y ese es nuestro primer objetivo, liberar al profesional desburocratizando la Atención Primaria.

¿Se mantienen las citas previas on line?

Sí, por supuesto. 

Una compañera lo intentó ayer y se le comunicaba que no había citas disponibles para los próximos diez días y le remitía al teléfono de Infosalut Connecta (971 220 000).

Porque Infosalut le va a dar una solución, va a hacer un cribado porque está atendido por técnicos en emergencias sanitarias que sí te pueden hacer preguntas sanitarias básicas. Y en función de tu situación te van a decir qué es lo que tienes que hacer. No queremos que nadie se quede perdido en el sistema y cuando este detecta que el retraso va a ser más elevado de lo que sería aconsejable, te remite a Infosalut.

Entonces en este momento no funciona el sistema de cita previa telemática...

Sí funciona cuando las agendas de los médicos están menos sobrecargadas. Estamos en verano, con profesionales de vacaciones y con agendas reestructuradas para la etapa estival. Lo que tiene que hacer Infosalut es facilitarte el mejor camino hacia tu asistencia.

Me está dando la razón. Coyunturalmente este verano la cita previa no funciona...

No, solo en ese caso. Dependerá de cómo estén las agendas de los diferentes médicos.

El sindicato médico amenazó tras la dimisión de Fuster con un otoño caliente si no se atendían las reivindicaciones que ya tenía planteadas. ¿Cuáles son las tres principales demandas de los agentes sociales que tiene sobre la mesa?

Sus principales reivindicaciones son las lógicas. Tenemos que reforzar el sistema sanitario público balear, tenemos que reforzarlo para poder dar toda la atención que necesita la ciudadanía. Luego eso se estructura en peticiones concretas que ya iremos pactando. 

Este inesperado nombramiento... porque el viernes de la semana pasada usted no esperaba estar aquí, ¿verdad?

No, ni mucho menos.

... es el colofón a dos años y medio de pesadilla sanitaria?

¿El colofón? ¿Profesional? ¿Para mi?

Sí. ¿Le han dado la puntilla?

No (risas). En la Administración Pública estás siempre de paso y en distintos sitios. Yo he sido desde celador a jefe de grupo y ahora temporalmente director general. Y dentro de unos meses u años dejaré de ser director general y volveré a ser técnico de grado medio. Esto no es nada, esto es trabajo, es como una hoja de excel.

Está bien pero, ¿los años de pandemia han sido una pesadilla?

Sí, han sido los peores años laborales de mi vida y mira que me tocó abrir Son Espases.

¿Cuál ha sido el peor momento que recuerda?

Cuando se declara la pandemia y los proveedores empiezan a avisarnos que no tienen material de protección. Ese es el peor momento. Y de repente estamos llamando a un fabricante chino por vídeoconferencia. O cuando estábamos haciendo transferencias a Shanghái un sábado a la una y media de la madrugada con un mallorquín revisando la mercancía en el aeropuerto de Shanghái. Ese fue el peor momento porque si ese avión no salía, Balears tenía un problema muy serio.

Listas de espera. ¿No están recurriendo en demasía a la sanidad privada para recortarlas?

No lo creo. El primer paso que hacemos es potenciar la actividad extraordinaria y ponemos en el sistema 18,5 millones solo para pagar este concepto. Pero nuestros profesionales son los que son y llegamos hasta dónde llegamos. Y a partir de ese momento llegamos a acuerdos con la sanidad privada empezando con las entidades sin ánimo de lucro (Cruz Roja y Sant Joan de Déu) y después lo extendemos a todos los recursos.

¿Cómo calcula que estaremos a final de año?

Nuestro objetivo es recuperar los criterios incluidos en el decreto de garantía de demora (no esperar más de dos meses una consulta con el médico especialista ni seis una intervención quirúrgica) antes de final de legislatura. Con ese objetivo estamos trabajando.

El jefe de Urgencias de Son Espases reclama sacar a los intoxicados etílicos de su servicio porque perturban a pacientes con patologías más graves y a sus propios trabajadores. ¿Para cuándo esta medida?

No tenemos un plan específico contra eso. Pero hemos llegado a un acuerdo con la sanidad privada para que atienda a todos los pacientes europeos, a todos los que tengan tarjeta sanitaria europea. Aunque los podemos compartir, en este año en que confiamos volver a batir el récord de turistas queríamos desahogar la presión sobre la sanidad pública...

...sí pero el doctor Comas (jefe de Urgencias de Son Espases) me comentó que esa medida no estaba siendo muy efectiva porque cuando un turista tiene un percance acostumbra acudir a las urgencias hospitalarias...

Pues las cifras que estamos recogiendo de la sanidad privada están siendo bastante importantes. Lo que pasa es que la percepción de saturación se mantiene. Pero es porque afortunadamente estamos teniendo muchos visitantes. Pero a veces estos usuarios con intoxicaciones etílicas, que en muchas ocasiones llegan solos, en bañador y sin ninguna documentación lo que implica un gran reto solo para identificarlos para poder pasar el cargo a su país, pueden tener complicaciones.

¿Qué opina de todo lo que le ha pasado a su antecesor?

Que es una pena a nivel profesional y personal. Si uno sabe cómo funciona la contratación en la Administración es impensable porque los tribunales son absolutamente independientes y además están formados por funcionarios públicos. Es imposible que un director general interfiera en una oposición. Solo participa en la ratificación de las decisiones que toma el tribunal. Y además esa ratificación está sometida a un informe jurídico. Pero el código ético dice lo que dice. Y en este sector es muy habitual que la familia trabaje en la misma actividad. Juli Fuster tiene dos hijas médico y una aprobó y la otra suspendió.

¿Se presentaban a la misma convocatoria?

No. Una es odontóloga y otra anestesista. La primera no sacó la plaza y a nadie le ha llamado la atención. Yo tengo dos hijos. Una es enfermera que aprobó la oposición pero luego no sacó la plaza por los méritos. Y un hijo que trabaja como técnico de emergencias y sacó la plaza tras estar en una bolsa. Afortunadamente en estos procesos yo sí me abstuve, pero ¿participé en algún momento en el suspenso de mi hija o en el contrato eventual de mi hijo? No. ¿Cómo iba a hacerlo? Pero es cierto que se produjo un error administrativo y Juli Fuster debió asumir su responsabilidad. Lo que le honra aunque sea una pena y una pérdida para la gestión sanitaria de esta comunidad autónoma.

¿Tendría que haber delegado en usted?

Sí. Porque nuestros hijos se pueden dedicar a esto (a la sanidad). Si tu hija es anestesista, ¿a qué se va a dedicar si no?

Compartir el artículo

stats