Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armengol se enteró del desplante de su vicepresidente durante el debate

Negueruela afirma que Yllanes «le hubiera gustado estar en el Parlament, pero no estuvo» y pone de ejemplo la actitud de Més

Juan Pedro Yllanes optó por ausentarse del pleno en señal de protesta por la ley turística. | MANU MIELNIEZUK Manu Mielniezuk

La presidenta del Govern, Francina Armengol, desconocía el desplante de su vicepresidente, Juan Pedro Yllanes, a la Ley de Turismo en señal de protesta por no incluir medidas en favor de la transición energética. Armengol se enteró de la ausencia de su vicepresidente en el mismo instante en que se inició el debate de la norma en el Parlament.

Así lo confirmó ayer la portavoz adjunta de Podemos, Esperança Sans, quien aseguró que el grupo parlamentario podemita estaba al corriente de la acción de protesta del vicepresidente: «Nosotros sabíamos que el vicepresidente se ausentaría y el resto de grupos se enteraron en el momento de debatir la ley. En temas de transición energética hay opiniones diferentes y esta fue una apuesta clara cuando llegamos al Govern», aseveró Sanz.

La diputada morada habló de aspectos muy positivos de la ley turística, del consenso y el diálogo generado en su entorno. No obstante, lamentó que «no se haya querido llegar» a aplicar medidas como que los hoteles produzcan un 50% de la energía que consumen mediante renovables. De todas formas, Sanz negó que este episodio protagonizado el martes por Yllanes tenga consecuencias más graves para el Pacto de izquierdas.

El malestar en Podemos se debe a que su enmienda sobre la transición energética estaba pactado con sus socios de Més y del PSIB, incluso firmada por los tres partidos. Pese a ello, y de recibir el apoyo de Més, los socialistas decidieron eliminarla ante la negativa de los hoteleros a acometer la inversión.

Negueruela quita hierro

Ayer por la tarde, durante la clausura del curso en la Escuela de Hostelería de Balears, Iago Negueruela se refirió por primera vez al desplante de su socio Juan Pedro Yllanes durante el debate de la Ley de Turismo: «El vicepresidente estuvo en la aprobación del decreto y él quería destacar algunas medidas y lo hizo como lo hizo», indicó el conseller de Modelo Económico. Acto seguido apuntó que «creo que le hubiera gustado en estar en el Parlament, con los sindicatos y todos los sectores productivos, hablando y debatiendo la ley, pero no estuvo».

Sí que envió un recado a los podemitas poniendo de ejemplo a Més: «Apesteguia prefirió ir al Parlament y explicar las medidas que defienden». Pese a ello, Negueruela aseguró que esta polémica «no tiene más recorrido» y recordó que la Ley de Turismo se aprobó con total normalidad y con el apoyo de los partidos del Pacto. «Ahora toca celebrarlo con las camareras de pisos», apostilló Negueruela para cerrar la polémica con Yllanes.

Por su parte, la portavoz socialista Pilar Costa no quiso entrar a valorar el desplante del vicepresidente del Govern: «Me remito al resultado donde la ley se aprobó con el respaldo suficiente». Sobre la ausencia de Yllanes apuntó que «absoluto respeto a todas las opiniones y es cierto que después de una larga tramitación, pactos y consensos la ley no puede quedar siempre al 100% del agrado de todos». Costa descartó que ello genere una crisis en el seno de los partidos que apoyan al Govern.

Josep Melià, portavoz de El Pi, cargó con dureza contra Podemos: «Han hecho el ridículo una vez más y lo que no puede ser es que votaran de una forma en comisión de algunas cosas y luego cambien de opinión durante el pleno y voten en contra de lo acordado». Melià calificó de «niñada y pataleta» la espantada del vicepresidente Yllanes. De igual modo, Patricia Guasp (C’s) consideró que la ausencia de Yllanes es una «falta de respeto del vicepresidente del Govern».

Compartir el artículo

stats