Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primer muerto del año en Mallorca por balconing: El turismo regresa a la isla con todos sus excesos

Ni las campañas preventivas ni las medidas políticas concretas logran erradicar una práctica mortal asociada al consumo de alcohol y drogas - El balconing ha dejado en la isla nueve muertos en tres años y sus víctimas son en un 61% de los casos británicas, con un promedio de edad de 24 años

Una turista en la barandilla de un hotel de Mallorca Diario de Mallorca

El turismo ha regresado a Mallorca y con él, todos sus excesos, entre ellos la practica del balconing, que la Wikipedia británica define como un fenómeno endémico de Baleares. El ciudadano de 34 años que se precipitó ayer desde un séptimo piso, natural del Reino Unido, se ha convertido en el primer muerto del año 2022 y en el noveno desde 2019 por esta práctica. El pasado 4 de mayo un irlandés resultó herido grave al precipitarse desde un segundo piso de Santa Ponça.

Ni las campañas preventivas contra esta práctica mortal desarrolladas conjuntamente en Mallorca y el Reino Unido desde hace más de siete años, ni la máxima colaboración del Ministerio de Exteriores británico con el Govern en la difusión de las mismas, han logrado hasta ahora erradicar por completo los casos de balconing, que deja en los supervivientes graves lesiones cerebrales y medulares.

Tampoco lo han hecho las recién estrenadas políticas del Govern contra el turismo de excesos, ni las medidas de algunos propietarios de hoteles de elevar las barandillas de los balcones de los establecimientos turísticos.

El 61% de las víctimas del balconing son británicas y el 97%, hombres, con un promedio de edad de 24 años. Son datos de la investigación realizada sobre el balconing por Juan José Segura, cirujano del hospital de Son Espases y autor, junto a los profesionales del área de cirugía del hospital de referencia, de la única aproximación al fenómeno, que empezaron a investigar en el año 2015, así como las principales lesiones que causa.

Las víctimas son mayoritariamente jóvenes de entre veinte y treinta años de nacionalidad británica aunque, de manera porcentual, el estudio aportó la curiosidad de que la nacionalidad irlandesa es más prevalente en este tipo de accidentes. Sin embargo, los británicos acumulan 1,5 casos por cada millón de turistas, porcentaje menor que supera a los primeros por el gran número de personas de Gran Bretaña que cada año visitan Mallorca.

Sobre las sustancias consumidas por los accidentados, las investigaciones de Segura concluyeron que en un 98% habían ingerido importantes cantidades de alcohol y en uno de cada cuatro casos, además de la bebida, había consumido otros tóxicos, como el cannabis y otras drogas. Sin embargo, la investigación descarta por completo asociar el balconing a otras sustancias ilegales que explicarían por qué este fenómeno es más frecuente entre los jóvenes británicos que, por ejemplo, entre los alemanes, negando también la rumurología que une la práctica a una droga que e proporcionaría a su consumidor una sensación de total invulnerabilidad.

Otro de los datos de las investigaciones señala que un 15% de los casos se producen a consecuencia de saltos intencionados a las piscinas que se encuentran varios pisos más abajo y en el 85% restante a consecuencia de caídas no deseadas al intentar pasar de un balcón a otro y "no haber evaluado convenientemente los riesgos de esta acción".

Compartir el artículo

stats