Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los refugiados ya llenan un hotel covid que debe desalojarse a final de mes

Las 250 plazas disponibles están ocupadas por 240 ucranianos y cuatro contagiados - Afers Socials insta a Delegación a buscar más alojamientos

Una imagen tomada ayer del hotel Bellver que aloja a los inmigrantes ucranianos. B. Ramon

A fecha de ayer, en las 250 plazas conveniadas por el Servei de Salut con el hotel Palma Bellver para alojar a los turistas con covid-19 o a los residentes cuyos domicilios no reuniesen las condiciones idóneas de aislamiento se alojaban un total de 240 refugiados ucranianos y cuatro personas contagiadas en una planta aislada del resto, informaron fuentes de las conselleries de Salud y Afers Socials.

La propia consellera de este último departamento, Fina Santiago, reveló asimismo que el convenio suscrito entre la propiedad del hotel y la conselleria de Salud para este uso sanitario, que ha sido modificado para el actual alojamiento de ucranianos que huyen de la guerra en su país, concluye a final de mes, fecha en la que se deberá buscar otro acomodo para estas personas, subrayó.

En definitiva, a finales de este mes de marzo, en dos semanas desde la fecha de hoy, los refugiados ucranianos tendrán que volver a mudarse, a proseguir con un periplo que ya les ha obligado a abandonar su país natal y a recorrer media Europa.

Preguntada sobre si ya tenían buscados otros posibles alojamientos, la consellera Santiago recordó que es el Gobierno central el que debía buscar estas plazas, que la función de su departamento de Afers Socials consiste tan solo en «colaborar» con Madrid en el correcto acogimiento de estas personas que se encuentran en una situación muy crítica.

«El uno de marzo mantuvimos una reunión con el secretario de Estado de Inmigraciones en la que este nos pidió un espacio en la que poder acoger rápidamente a los primeros refugiados que llegaran. Y afortunadamente contábamos con los hoteles covid de las tres islas que se encontraban prácticamente vacíos. Pero se trató únicamente de una colaboración puntual porque las competencias para el reparto y el alojamiento de los refugiados de la guerra en Ucrania son del Gobierno central», recordó Santiago.

Plazas de Melià, desde abril

Hecha esta precisión, la consellera de Afers Socials reveló que están acondicionando los albergues habilitados en s’Arenal y en el antiguo convento de Son Rapinya y que la cadena hotelera Melià les ha ofrecido 25 habitaciones dobles con capacidad de alojar hasta a 50 refugiados a partir del próximo mes de abril. Asimismo, su Conselleria ya se ha puesto en contacto con las diferentes asociaciones hoteleras del archipiélago para preguntarles por su disponibilidad a ceder plazas.

Preguntada sobre cuántos refugiados ucranianos podrían haber llegado ya a las Islas, Santiago aventuró que podrían ser entre 320 y 340 personas, cifra que admitió que baraja en función de los alojados en el Bellver y de las noticias de familias que están acogiendo de formar particular a estas personas. No obstante, remitió a Delegación de Gobierno para obtener datos más precisos fruto, dijo, del control de las Fuerzas de Seguridad del Estado en los puntos de entrada a la comunidad.

En Delegación del Gobierno informaron que, hasta el día de ayer, se habían presentado y resuelto ante las comisarías de la Policía Nacional un total de 117 solicitudes de protección temporal para personas de nacionalidad ucraniana de las que 68 se han tramitado en Mallorca, 43 en Eivissa y 6 en Menorca.

Desde Delegación matizaron que estas solicitudes de protección temporal, habilitadas por Madrid desde el jueves de la semana pasada para agilizar los permisos de residencia y de trabajo para los desplazados ucranianos, pueden ser solicitadas tanto por recién llegados de ese país así como por residentes de esa nacionalidad en las Islas. A fecha de 1 de enero de 2021 residían en Balears un total de 2.132 personas de esta nacionalidad, 1.221 mujeres y 911 hombres.

Tarjeta sanitaria, fármacos y vacunas

El Servei de Salut explicó que a los 240 refugiados acogidos en el hotel covid de Palma se les está tramitando ya una tarjeta sanitaria individual para su uso durante el tiempo que permanezcan en las Islas. Asimismo, a las personas que lo precisen se les ha hecho una evaluación médica presencial en el centro de salud de Casa del Mar por su proximidad al hotel en el que se encuentran alojados.

Para dar continuidad a los tratamientos médicos que estas personas estaban siguiendo en su país de origen, Cruz Roja contacta con Atención Primaria y concierta una cita online con este nivel asistencial para que un facultativo paute en su receta electrónica el medicamento que estaban tomando.

También se ha informado a los recién llegados sobre la vacuna covid-19 y se recaba información sobre las dosis que llevan puestas y se les ofrece la posibilidad de completar las pautas en caso de que lo precisen y den su visto bueno. Con los niños se comprueba las vacunas que por su edad han recibido ya en su país de origen y se les ofrece asimismo completarlo con las vacunas aprobadas en este. Por último, se satisfacen sus necesidades básicas como productos de higiene íntimos

Un precedente

Ya hay personas que se han mostrado críticas con las favorables condiciones que se están dispensando a los refugiados ucranianos en comparación a las ofrecidas a los desplazados de otros conflictos que han tenido lugar incluso más cerca de nuestras fronteras. Y la consellera de Afers Socials no se muestra en desacuerdo recordando que en la actualidad hay otros 32 conflictos armados diseminados por todo el mundo en los que a sus ciudadanos desplazados no se les ofrecen unas condiciones de acogida tan favorables.

Santiago atribuyó ese trato diferencial a la proximidad - «no de nosotros, que tuvimos más cerca la guerra en Siria, pero sí de la península, desde la que te plantas enseguida en la frontera de Ucrania con Polonia», adujo-, a que el conflicto se está produciendo en territorio europeo, lo que generaría una corriente más caudalosa de solidaridad y al hecho inequívoco de que los ucranianos se parecen físicamente más a nosotros, a los cánones occidentales. Pese a estos condicionantes, la consellera confió en que las condiciones de acogimiento temporal aprobadas por la UE para los ucranianos supongan un precedente que haya llegado para quedarse y para aplicarse a todas las nacionalidades sin distinción. 

Compartir el artículo

stats