Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Por qué se permite la llegada de alemanes

Turistas en el aeropuerto de Palma. Manu Mielniezuk

El 15 de agosto de 2020, Alemania prohibió de facto el viaje de sus ciudadanos a Mallorca, cancelando la temporada estival. La medida radical se debía a que la isla había alcanzado una insoportable cifra de 50 contagios quincenales por cada cien mil habitantes. La incidencia alemana en la misma escala ha superado los dos mil nuevos casos. Multiplica por cuarenta los índices que en la isla fueron insostenibles. Hoy mismo se registran diez germanos enfermos por cada mallorquín, con una positividad disparada por encima del diez por ciento.

Sigamos. Helge Braun, ministro de la Cancillería de Angela Merkel y jefe de gabinete para asuntos ligados al coronavirus, culpó en octubre de 2020 a Mallorca de la oleada de contagios que vivía Alemania. En concreto, afirmó que «la mitad de nuestros casos de covid de agosto se debieron a gente que había viajado el extranjero». La mayoría voló a una isla mediterránea que nunca ha alcanzado los niveles de contagios vigentes hoy en suelo alemán.

Sigamos. En marzo de 2021, la cancillera Merkel anunció que removería «cielo y tierra» para lograr la prohibición de los viajes al Mediterráneo que encontraba dificultades legislativas para prohibir. En concreto, la jefa de Gobierno saliente se lamentaba de «que no podamos evitar que la gente vuele a Mallorca». De nuevo, la actual incidencia alemana multiplica por decenas de veces al precio que la covid imponía entonces en Balears, en torno a 60.

Por tanto, las autoridades mallorquinas no se plantean por qué se permite el desembarco de un solo alemán en la isla, sino qué medidas pueden acometer para complicar la existencia de los nativos. De esta forma, y gracias a una pandemia, se ha podido trazar la jerarquía poblacional balear. En primer lugar figuran los terratenientes alemanes, con derecho a gentrificación y a contagiar a los aborígenes. Después vienen los turistas, porque en julio no se exigió el pasaporte con incidencias de hasta 1.120, que quintuplican a la actual. En tercera posición va usted.

Compartir el artículo

stats