Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fondos europeos: «No estamos acostumbrados a trabajar con subvenciones, no nos ha hecho falta»

El reparto de los Next Generation se complica, solo 5.000 millones han llegado al tejido empresarial

Rafael Guinea, Catalina Alemany y Cecili Dall’Acqua. | GUILLEM BOSCH

El aterrizaje de los fondos europeos Next Generation, que distribuyen los ministerios y gestionan las comunidades autónomas, «se antoja complicado», según se expuso ayer en Palma. Este año en España se han de distribuir 22.000 millones, pero a las empresas privadas apenas les han llegado 5.000 millones y solo queda un mes y medio para su reparto.

Para Baleares, las ayudas de la UE contribuirán a mejorar su resiliencia para no depender tanto del turismo y mejorar en retos como la sostenibilidad y la digitalización, señaló ayer Carlos Bofill, socio de Deloitte, durante una jornada de análisis organizada por la firma y APD. Bofill explica que finalmente no ha habido un PERTE (proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica) en turismo. Quizás porque los intereses del sector son «muy diferentes» al estar repartidos entre municipios, aerolíneas, hoteleras, etc., y «ha sido difícil aunar los intereses de todos» en proyectos, pero se destinarán 3.500 millones a esta industria. En el caso de España, el Gobierno ha decidido ser él quien decide a quién da los fondos, frente al caso de Italia, por ejemplo, donde se ha optado por un sistema de incentivos fiscales; «sin duda hubiera sido mejor», considera.

Ante el reto de los fondos, Catalina Alemany, gerente de Responsabilidad Social de RIU, afirma que «el tejido empresarial de Baleares no está acostumbrado a trabajar con subvenciones porque no nos ha hecho falta», y ahora hay que aprovecharlos. Cree que las manifestaciones de interés «generaron unas expectativas que no se han ido cumpliendo», al no haber significado un canal de diálogo con los ministerios.

Compartir el artículo

stats