Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La responsable del cáncer de mama en Baleares: «Llevo 22 años y nunca me había sentido tan desolada»

La coordinadora de la Estratègia del Càncer en Balears revela a sus colaboradores que «llevamos meses de retraso en nuestras actividades» por tres bajas no cubiertas, una desde hace dos años

Una mujer se somete a una mamografía REUTERS

El problema de Sánchez-Contador, coordinadora de la Estratègia del Càncer en las Illes balears, es su sinceridad. Y lo demuestra cuando, en uno de sus recientes correos a sus más inmediatos colaboradores en los cribados preventivos de cáncer de mama (reproducido abajo de estas líneas) les expone la dramática situación que está padeciendo este programa con una no menos dramática consideración: «Llevo 22 años al frente del programa y nunca me había sentido tan desolada».

Antes, explica a sus colaboradores el por qué de la desbandada que se ha producido entre las enfermeras que se encargaban de que las citaciones, las discrepancias y las dobles mamografías. En definitiva, revela el motivo por el que estas profesionales que hacían que todo el engranaje de estos cribados preventivos funcionara han decidido opositar, y conseguir, otra plaza.

El puesto obtenido en el Servei de Salut, explica, está mejor remunerado que la plaza que ocupaban en Salud Pública, una plaza que además se dotó de menos presupuesto que el que le correspondería.

Esfuerzo minusvalorado

El dinero es importante, pero no lo es todo. Por eso Sánchez-Contador recuerda que la alegría de haber superado el concurso oposición «se empañaba con la tristeza de dejar un trabajo al que han dedicado mucho esfuerzo y la rabia de ver cómo todo ese esfuerzo se minusvalora y parece que cae en saco roto».

Aunque las autoridades sanitarias -primero fue una comunicación oficial de la conselleria de Salud y más tarde el propio director general del Servei de Salut, Juli Fuster- han intentado minimizar el problema que planteaba Sánchez-Contador y han asegurado por activa y por pasiva que se trataba tan solo de una cuestión de falta de personal que tan solo provocaría retrasos puntuales en las citaciones para las mamografías, el correo en el que se basa esta información sostiene al contrario que se trata de un problema ya larvado en el tiempo.

Correo remitido el 1 de octubre a los participantes en los cribados de mama.

Correo remitido el 1 de octubre a los participantes en los cribados de mama.

Meses de retraso

«Llevamos meses de retraso en las actividades que nos corresponden [citar y hacer mamografías de control cada dos años a todas las mujeres de Balears para prevenir la aparición de un cáncer de mama o cogerlo a tiempo de curarlo]», admite Sánchez-Contador achacándolos a tres bajas no cubiertas: la de dos enfermeras, una por jubilación y otra por baja maternal en este mismo 2021, y la de un enfermero que se produjo hace dos años y aún está vacante.

Tras asegurar a sus colaboradores que trabaja por «reorganizar el trabajo» y porque se cubran las plazas descubiertas, les advierte de que tendrán que ralentizar su actividad: «Mientras tanto reduciremos el ritmo de citaciones para que podamos poner al día todo lo retrasado de lecturas, concordancias y derivaciones a diagnóstico».

«Ya habréis notado que no se os planifican lecturas [las mamografías de las mujeres participantes en el programa se colgaban diariamente en un servidor al que accedían los radiólogos que debían interpretarlas]. La enfermera que queda no se ocupaba de esa tarea y ahora me tocará enseñarle», aduce.

En un correo posterior, les anunció que dejarían de hacer mamografías el próximo 19 de octubre, día mundial contra el cáncer de mama. Comunicación inmediatamente desmentida por unas autoridades sanitarias que en la próxima efeméride subrayarán la importancia de estos cribados preventivos.

El próximo día 19, todos contra el cáncer de mama.

Compartir el artículo

stats