Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud habla tan solo de «un retraso puntual en las citaciones» en los cribados de cáncer de mama

Señalan que se está reorganizando el programa para «recuperar el ritmo» de citas

Una mujer se somete a una prueba de mamografía en un hospital.

Una mujer se somete a una prueba de mamografía en un hospital.

La conselleria de Salud (este programa de detección precoz lo lleva a cabo la dirección general de Salud Pública dirigida por Maria Antònia Font y adscrita a este departamento) negó que se vayan a suspender, ni siquiera temporalmente, estos cribados y tan solo admitió que «un reajuste en las plantillas» habría causado retrasos en las citaciones.

«En el caso del cribado de cáncer de mama, un reajuste en las plantillas ha causado un retraso puntual en las citaciones. Sin embargo, el equipo de la oficina técnica de la coordinación autonómica contra el cáncer está reorganizando sus funciones para asegurar la calidad de los procesos y recuperar el ritmo de citaciones a la mayor brevedad posible», respondieron literalmente a las demandas de este periódico los responsables del gabinete de comunicación de la conselleria de Salud.

«Las fases del programa siguen adelante -citación, los procesos de lecturas, envío de resultados, derivación a estudios complementarios...», enumeraron desde el citado departamento.

El programa de detección precoz de cáncer de mama se dirige a todas las mujeres residentes en Balears con edades comprendidas entre los 50 y 69 años. No importa qué seguro médico tengan ni su lugar de nacimiento. 

El estudio mamográfico rutinario consiste en la realización de dos radiografías de cada pecho, que se llaman técnicamente cráneo caudal y oblicua medio lateral. Las mamografías las leen dos radiólogos por separado (doble lectura independiente).

El intervalo más adecuado entre mamografías es el que permite maximizar los beneficios del cribado con el menor número de mamografías realizadas a lo largo de la vida de las mujeres. Así, las mujeres son citadas para su primera mamografía a los 50 años y la prueba se repite cada dos años en caso de que no se detecten tumores.

Compartir el artículo

stats