Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Miguel Pérez-Marsá Presidente de la asociación balear de Ocio Nocturno y Entretenimiento

«Con discotecas abiertas el megabrote no habría sido tan virulento»

«Con Tito’s desaparece el ocio nocturno de Palma y el Paseo Marítimo está destinado a morir» - «A las grandes salas ya no les va a resultar rentable recuperar su actividad durante este verano»

Miguel Perez-Marsá: "A las grandes discotecas no les será rentable abrir" M. Mielniezuk

Miguel Pérez-Marsá accedió a la presidencia de la patronal de ocio nocturno de las islas (ABONE) durante el pasado mes de mayo, con la vista puesta en la negociación con el Govern para la reapertura del sector durante el presente verano, algo que todavía no se ha producido.

¿Todavía ve viable la posibilidad de recuperar la actividad de las discotecas de Mallorca durante agosto o a la vista de la evolución de los contagios ya se da esa batalla por perdida?

Si éramos muy optimistas hace tres semanas, hemos pasado a ser muy pesimistas. Estamos proponiendo una serie de medidas al Govern, como que solo dejen entrar a personas vacunadas, aplicar controles, y por ahí intentar que nos dejen abrir. Otra cosa es que ya nos resulte rentable. Hay un espectro muy amplio del ocio nocturno, desde locales que tienen un aforo de 150 personas a otros con 4.000 o 5.000. A las grandes discotecas ya no les va a salir rentable recuperar este verano la actividad, independientemente de que les dejen hacerlo.

¿En el caso de esas grandes salas ya se puede dar la temporada por perdida?

Creo que vamos a vivir un verano sin grandes discotecas abiertas. No preveo que el próximo día 26 el Govern nos vaya a permitir recuperar la actividad, lo que nos pone en el 13 de agosto, y en esa fecha esa reapertura ya resulta inviable para las grandes salas. Creo que estamos ante una nueva temporada sin ocio nocturno en general, y sin grandes establecimientos en particular.

La frase es del presidente de la patronal PIMEM, Jordi Mora: «Abrir en estos momentos el ocio nocturno sería una irresponsabilidad». Y CAEB, de la que forman parte, también respaldó que les mantengan cerrados. ¿El sector se siente muy solo?

De CAEB sí percibo un apoyo. No es muy explícito porque la situación epidemiológica no invita a ser muy agresivo en el planteamiento de nuestra reapertura. No me siento tan solo, pero CAEB no tiene la capacidad para convencer a un Govern que ya tiene marcada su hoja de ruta.

¿Cómo se encuentra un sector que lleva sin actividad desde 2019, y consecuentemente sin ingresos?

Desesperado. Muchos negocios de ocio nocturno llevan cerrados desde noviembre de 2019, sin ingresos y teniendo que hacer frente a determinados gastos y tras haber hecho grandes inversiones antes de la pandemia para adecuar los locales que no se han podido rentabilizar. Desesperado por un tema económico, pero además indignado porque se está viendo mucha permisividad, o incapacidad para atajar fiesta ilegales y botellones Los empresarios del sector están indignados, algo que desde ABONE intentamos canalizar hacia el Govern, del que sí nos sentimos abandonados.

Pérez-Marsá pronostica una concentración de empresas y el cierre de locales de ocio nocturno en Mallorca. | M. MIELNIEZUK

¿Cuántas empresas del ocio nocturno se han quedado ya por el camino?

Como patronal no tenemos este dato exacto, pero sí se estima que de las 1.500 empresas del sector que había en Balears pueden haber cerrado ya unas 500, que es un drama. Pero también lo es para los trabajadores. Me preocupa mucho la situación de estos últimos, porque son personas con una actividad muy específica y que si no encuentran un contrato en la restauración, se quedan sin nada, y muchos pueden acumular tres años sin trabajar. ¿Qué va a pasar con esta gente cuando se acaben los ERTE o ante el cierre de su empresa?

¿Eso explica los casos de venta de establecimientos que se han conocido?

Hay empresas que han tenido que vender patrimonio para aguantar, algunas con mayor publicidad que otras. Los créditos ICO son pan para hoy y hambre para mañana, porque si no hay actividad no se van a poder devolver, y el sector ha acudido a todas las vías de financiación posibles. Sí echamos de menos una línea específica para nosotros, porque somos el único que no ha podido abrir todavía.

¿Las ayudas que se han puesto en marcha no son suficientes?

No. Hay unos requisitos muy estrictos para su concesión. Hay muchas empresas que no los pueden cumplir, porque es muy complicado estar al corriente de pago con Hacienda y la Seguridad Social cuando no se tienen ingresos. Por eso reclamamos una línea de ayudas específica para este sector con criterios no tan estrictos.

«La Administración minimizó el problema de los viajes de estudios e hizo la vista gorda»

decoration

¿Cómo era el plan de reapertura que se estaba negociando con el Govern para poder reabrir por estas fechas antes de que se volvieran a disparar los contagios?

En este tema teníamos buena sintonía con el Ejecutivo autonómico y existía una voluntad para que nuestra desescalada se produjera durante el mes de julio. Las pruebas piloto permitieron que el Govern viera que podíamos dar seguridad sanitaria a nuestros clientes, pero también que las condiciones que nos quería imponer, como un 50% de aforo y una pista de baile muy limitada o sin ella, no satisfacían ni a esos clientes ni a los empresarios. En ese momento hubo voluntad de renegociarlas, aunque en esas fechas el nivel de contagios era bajo. Se iban a flexibilizar esas condiciones. Pero entonces se declaró el macrobrote y saltó todo por los aires.

¿Qué supone para la imagen turística una Mallorca sin ocio nocturno en verano?

Mallorca es una isla lo suficientemente grande como para ofrecer todo tipo de servicios a los turistas. El ocio nocturno en Mallorca siempre ha sido pionero, pero ahora tenemos que aprender de los ibicencos, porque en nuestra isla se ha dejado morir por parte de las administraciones. Sin esa oferta vamos a ser mucho menos atractivos para los visitantes, y no me estoy refiriendo al turismo de excesos, porque abogamos por un producto de calidad.

«Se estima que de las 1.500 empresas de ocio nocturno de Balears ya han cerrado unas 500»

decoration

Ustedes están cerrados mientras ven como proliferan los botellones y las fiestas ilegales. ¿Quién está fallando aquí y quién es el responsable del macrobrote de estudiantes?

Básicamente, quien ha fallado es la Administración. La del Estado cuando levantó el estado de alarma y quitó la mascarilla en exteriores demasiado pronto, lo que hizo que se perdiera el miedo. También la autonómica, porque sabían que íbamos a recibir miles de jóvenes en viajes de estudios y no se hizo nada. Y los ayuntamientos no fueron capaces de controlar todo esto por falta de capacidad. Se ha dado una situación que nadie esperaba a este nivel. Y creo que en un primer momento se minimizó el problema, pensando que los jóvenes no van a las UCI, y se hizo la vista gorda. Pero finalmente ha saltado la bomba.

¿El ocio nocturno está pagando la factura de una fiesta a la que no ha sido invitado?

Sin duda. Hemos sido el patito feo de todo esto. Desde el primer momento hemos estado cerrados y nadie nos ha dado la oportunidad de demostrar que somos capaces de hacer bien las cosas, como sí ha sucedido con la restauración o la hotelería. Me disgusta lo que está pasando, porque sinceramente creo que si hubieran dejado abrir el ocio nocturno no se hubiera registrado un brote tan virulento. Quizás hubiera pasado, pero no de esa magnitud.

El presidente de ABONE lamenta que el ocio nocturno ha sido el «patito feo» de la covid. | M. MIELNIEZUK

¿Se ha dejado a los botellones sin alternativa?

Exacto. Cuando te quitan el toque de queda y las mascarillas, y puedes comprar alcohol en los comercios, los chicos de 18 a 23 o 25 años, que llevan un año encerrados y necesitan socializar, lo que no van a hacer es quedarse en casa viendo la televisión. Van a salir de fiesta, y si no encuentran una oferta controlada como la nuestra, lo que hacen es acudir a casas ilegales o a botellones.

ABONE ha sido una patronal muy activa en la denuncia de fiestas ilegales y locales de restauración que incluyen música en su oferta sin autorización. ¿Estos casos se siguen detectando?

Está pasando más que antes de la pandemia, y continuamos peleando para que estas situaciones no se produzcan. Seguimos presentando denuncias. De hecho le hemos trasladado a la conselleria de Turismo nuestra preocupación ante estas situaciones, y tenemos un canal directo para presentar esas denuncias.

Ustedes fueron el primer sector que convocó protestas en la calle contra las restricciones que fijó el Govern. ¿Eso ha dificultado las posteriores relaciones entre ambas partes? ¿Se ha dado un error de estrategia o era el legítimo derecho a la protesta?

El actual equipo directivo de ABONE no estaba al frente de la asociación en esas fechas. Creo que la actitud que nuestra patronal tuvo en ese momento no fue la más indicada por la incertidumbre que existía. Ese enfrentamiento se desbordó y pasó de un plano empresarial a otro personal y directo entre el conseller Iago Negueruela y nuestro anterior presidente, Jesús Sánchez. A raíz de eso entendimos que el perjudicado era el sector, y tomamos la decisión de dar un paso adelante e intentar restablecer esas relaciones, que ahora no son malas, aunque me gustaría que el sector fuera más reconocido por parte del Govern.

Desde el Ejecutivo balear y desde los sindicatos hay críticas sobre la inestabilidad en el empleo y el fraude en excesos de jornada que se registra en el ocio nocturno.

Nuestro sector está muy atomizado, y cada uno hace lo que considera. Desde ABONE estamos intentando cambiar esa imagen, y en el sector hay gente que hace las cosas muy bien y es respetuosa con los trabajadores. A veces el ruido que han hecho los menos estropea la labor de los más. Sinceramente creo que el nuestro es un sector muy profesional en el que está apareciendo gente joven que hace muy bien las cosas. En nuestra asociación queremos ser la voz de la gente que cumple y posicionarnos junto a la Administración en contra del que no lo hace bien.

«Las discotecas van a quedar limitadas a las zonas turísticas y solo abiertas durante el verano»

decoration

Los sindicatos reclaman a los empresarios que lo hacen bien que denuncien a los que lo hacen mal, porque todos se conocen, y que eso no es ser ‘chivatos’.

Lo primero que hemos hecho en ABONE como junta directiva es redactar un decálogo de buenas prácticas, y el que quiera estar dentro deberá cumplirlo o será expulsado. Pero además, el que no lo cumpla será denunciado por nosotros, para evitar que nadie sea acusado de ‘chivato’, porque quien va a denunciar será la patronal.

¿Se asume que el mundo de la noche tiene mala imagen y se le vincula a prácticas como el consumo de drogas?

Nuestro objetivo es cambiar esa percepción. Es verdad que la noche siempre será especial y no se puede modificar, porque cuando uno sale y se toma tres copas no se comporta igual que a las 12 del mediodía. Pero tenemos que luchar contra algunas prácticas y apostar por la calidad.

Desde hace años los grandes locales del ocio nocturno tienden a cerrar durante el invierno salvo en Navidad, limitando la oferta para los residentes. ¿Eso no tiene marcha atrás?

El ocio nocturno en Mallorca es muy complicado desde el momento en el que los políticos no creen en él. Hay un celo especial hacia ese tipo de negocios. El ocio tiene el problema de estar en zonas residenciales y la relación con los vecinos es difícil. Los residentes son muchos más y tienen más capacidad para convencer al político. El ocio nocturno acabará limitado a las zonas turísticas y con una actividad centrada en la temporada alta por cuestiones de rentabilidad. Poder ir a una discoteca en invierno se antoja muy difícil. Va ha haber concentraciones y van a desaparecer muchos locales, y quedarán los de calidad alta.

¿Qué supone el cierre de una sala como Tito’s?

Con Tito’s desaparece el ocio nocturno en Palma. El Paseo Marítimo está destinado a morir para el sector. Los asistentes al Palacio de Congresos por la noche iban a Tito’s y ahora no sé a dónde van a ir. Pero, desgraciadamente, del prestigio no se come.

Compartir el artículo

stats