Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daños covid en Baleares: más ‘sin techo’ y prostitución

El impacto de la pandemia eleva también la cifra de personas mayores con problemas de soledad y la de niños con daños emocionales

Cruz Roja ha detectado un aumento de las personas sin techo o que viven en asentamientos. | CRUZ ROJA

Cruz Roja ha detectado un aumento de las personas sin techo o que viven en asentamientos. | CRUZ ROJA

El deterioro que la pandemia ha provocado en el mercado laboral de las islas y sobre los ingresos de las familias residentes, del que comienzan a aparecer signos de recuperación, ha ido acompañado de otros daños colaterales que van a ser más difícil de dejar atrás, según pone de relieve la coordinadora autonómica de Cruz Roja, Juana Lozano. En concreto, los servicios de esta organización han detectado durante el último año un aumento de las mujeres que se ven obligadas a ejercer la prostitución, de las personas que se ven abocadas a vivir en la calle o en asentamientos, de los mayores con problemas de soledad, y de quienes presentan problemas emocionales, especialmente en el caso de los niños.

El parón económico, y consecuentemente laboral, ha agravado situaciones de precariedad que ya existían antes de la pandemia. De este modo, mujeres especialmente vulnerables, algunas muy jóvenes, se han visto abocadas al ejercicio de la prostitución. Hay que tener en cuenta que en muchos casos se trata de personas migrantes en situación irregular que deben de mantener a sus hijos, enviar dinero a sus familias en sus países de origen o hacer frente a deudas, en ocasiones contraídas con los grupos que las han traído hasta España engañadas o de forma irregular. Esa necesidad de dinero hace también que se vean sometidas a prácticas de riesgo para no perder a sus clientes.

Hay que tener en cuenta que el cierre de clubs y saunas ha abocado a estas mujeres a tener que ejercer en pisos, donde son menos visibles y se convierten en más vulnerables.

Pero desde Cruz Roja se añade otro factor: muchas han sufrido un recorte en sus ingresos, lo que las ha hecho imposible incluso financiar ese alquiler de las viviendas, llevándolas a la calle para el ejercicio de la prostitución.

Este último fenómeno se extiende a otros colectivos. Migrantes irregulares, que antes de la covid apenas ganaban para pagarse una habitación en un piso compartido, han perdido esos ingresos y también se han encontrado con la necesidad de vivir en la vía pública, pasando a engrosar la lista de personas sin techo de Balears y agravando una situación vital que ya era extremadamente delicada. En cualquier caso, la reactivación está alcanzando también a la economía sumergida, donde se mueve una parte de este colectivo, suavizando un poco su situación durante los dos últimos meses, pese a tratarse de trabajos inestables y por horas, según se indica desde Cáritas Mallorca.

Hay otro grupo que ha tenido que recibir una atención especial durante los últimos meses por parte de estas organizaciones de ayuda social, como son los mayores que viven sin compañía, al haberse multiplicado su sensación de soledad debido a las dificultades que la pandemia ha generado a la hora de socializar. Eso ha elevada la demanda de voluntarios para hacerles compañía o de participación en actividades para poder estar con otras personas, aunque éstas han quedado muy limitadas.

El cuarto fenómeno más destacado desde Cruz Roja es el aumento de las personas con problemas emocionales, como la angustia o la tristeza, y en este apartado se señala el caso de los niños, lo que ha llevado a esta organización a desarrollar el proyecto Bienestar Emocional para dar apoyo psicológico a estos individuos, dado el alcance que esta situación puede tener más allá de la pandemia.

Existe además una novedad a destacar en las peticiones de apoyo que se están recibiendo. En el grupo de las cinco demandas más comunes siguen apareciendo los alimentos, los productos de higiene, los suministros del hogar y el pago de alquileres. Pero por primera vez se ha incorporado la conectividad digital, ante la necesidad de los menores de disponer de conexión a internet para poder recibir parte de su formación a distancia.

Compartir el artículo

stats