Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«La socialización ha ayudado a que la marcha nórdica sea tan popular»

«Es un deporte que se adapta a cualquier persona, tenga la edad que tenga»

El monitor de ‘Marcha nórdica’ Andreu Manresa.

El monitor de ‘Marcha nórdica’ Andreu Manresa. Pere Estelrich i Massutí

El profesor de formación profesional y monitor de Nordic Walking comenta las características de esa modalidad que si bien ha llegado a la isla hace poco lleva practicándose hace ya un siglo en otras latitudes.

¿Qué tienen los nórdicos que nosotros no tengamos?

Para empezar un concepto de salud diferente y más arraigado en la sociedad. Ellos tienen, desde siempre, integrado el concepto de salud.

Y por eso nació esa manera de hacer ejercicio que conocemos como ‘Marcha nórdica’

Bueno, no exactamente, pues no nació como manera de hacer ejercicio físico, sino que en sus orígenes apareció como alternativa a los esquiadores, que al llegar el verano y no tener nieve suficiente en las montañas les era difícil seguir entrenando.

¿A qué época debemos remontarnos?

Aunque aquí ha llegado hace unos quince años, en los países del norte de Europa se practica desde principios del siglo XX.

¿Ha habido una evolución en ese siglo de existencia?

Sí, la manera de caminar, la técnica y, sobre todo los palos, han cambiado de tal manera que ahora ya es considerado un deporte, no solamente una manera más de «hacer salud», como dirían nuestros abuelos. Hoy, la marcha nórdica tiene un reconocimiento oficial, con un sitio en las federaciones de montañismo, como le corresponde a todo deporte. Además, cada año se realizan cursos para obtener el título de monitor. De momento somos unos pocos, pero el interés aumenta y cada año tenemos más titulados.

¿Todos podemos practicar marcha nórdica?

Podemos decir que todas las personas son aptas para practicar ese deporte pues se adapta a la idiosincrasia física de cada uno y a su manera de caminar. Cada uno lo practica a su manera y a la velocidad que le va bien.

¿Qué diferencia los palos de marcha nórdica a los ‘bastones’ o cayados tradicionales?

La gran diferencia es que mientras los bastones nos ayudaban a mantener el equilibrio y nos daban seguridad, los de la marcha además nos dan un impulso que facilita el desplazamiento. Y, además, en las pendientes de bajada pueden servir de freno aumentando la seguridad.

Además de las piernas, ¿cómo intervienen las otras partes del cuerpo en ese deporte?

Siempre se ha dicho que el deporte más completo es la natación pues movemos por igual brazos y piernas. Pues bien, la marcha nórdica es todavía más completa que la natación, porque además de mover las piernas con movimientos funcionales movemos todo el tronco y los brazos de forma muy activa.

"Todas las personas son aptas para practicar ese deporte pues se adapta a la idiosincrasia física de cada uno"

decoration

¿A qué edad podemos empezar a practicarla?

A la que sea. Es un deporte que se adapta a cualquier persona, tenga la edad que tenga. De hecho, mucha gente que no había hecho deporte nunca, a una cierta edad puede empezar a practicar la marcha sin problemas. Y además con los valores añadidos de hacerlo en un medio natural como es el campo y en grupo, con el cual puedes conversar mientras lo practicas, cosa que no es habitual en otros deportes que exigen más concentración. La socialización ha ayudado a que la marcha nórdica sea tan popular. Yo suelo decir, en broma, que en la marcha nórdica se utilizan todos los músculos, incluida la lengua.

¿Y los jóvenes?

Quizás sea éste el sector menos dado a ese deporte, hace falta potenciar la marcha nórdica entre los jóvenes.

¿Qué necesitamos saber a la hora de iniciarnos en este deporte?

Como todo, al empezar conviene seguir los pasos de un tutor, no hacerlo, al principio, por nuestra cuenta. Un monitor nos ayudará a coger los palos correctamente, a adaptarlos a nuestra altura, a no coger malos vicios y a hacer los ejercicios de calentamiento, al mismo tiempo que nos mostrará caminos más apropiados a nuestras condiciones físicas.

En cuanto al calzado y ropa ¿cuáles serían las características que deben tener?

Primer y fundamental requisito es la comodidad, debemos sentirnos cómodos con el equipo. El calzado debe ser apto para el terreno por el cual circulamos, pues no es lo mismo caminar por asfalto que por caminos de montaña. Para la ropa, preferiblemente debe ser sintética, para evitar que si se moja no nos pase al cuerpo.

¿Y los palos?

En primer lugar deben ser palos específicos de marcha nórdica, pues en las tiendas de deporte hay de otros tipos como los de senderismo o trail running. Los más apropiados llevan una especie de guante llamado dragonera, que hace que podamos hacer todos los movimientos de forma adecuada. Normalmente suelen tener la punta de metal con unas protecciones de goma para diferenciar el tipo de suelo.

¿Podemos hablar de competiciones de marcha nórdica?

Sí, pues es un deporte y como tal tiene unas reglas. Así que podemos distinguir entre los practicantes que lo que desean es hacer deporte a su ritmo y los que quieren entrenar para competir en carreras. En cada caso las motivaciones serán diferentes.

Y ¿cómo son las competiciones?

Se llevan a cabo por circuitos, normalmente de montaña y de una duración aproximada de hora y media. Los diferentes árbitros se encargan de controlar que los participantes no corran y que se ajusten a las reglas de la competición.

Compartir el artículo

stats