Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Mallorca donde los niños crecen con desigualdad de oportunidades

Esta problemática arraiga en zonas agrícolas del interior, pero también alcanza a zonas urbanas de la capital y de Manacor

Las zonas rojas de la pobreza infantil en Mallorca. El Alto Comisionado publica la estadística con datos del parón del INE y de la Agencia Tributaria.

Las zonas rojas de la pobreza infantil en Mallorca. El Alto Comisionado publica la estadística con datos del parón del INE y de la Agencia Tributaria. Fuente: Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil.

En la trastienda de la Mallorca supuestamente bendecida por el turismo surgen zonas rojas de pobreza infantil, elevadas concentraciones de familias sin recursos con uno o varios hijos que tienen lo justo para subsistir. Aparecen diseminadas especialmente en zonas de interior, fragmentos de una Mallorca rural que emplea a trabajadores empobrecidos, muchos de ellos migrantes. Aunque la herida también es profunda en algunos barrios de Palma.

Las mayores tasas de pobreza infantil de la isla se dan en Petra (34,7%), Felanitx (32,6%), sa Pobla (31%), Porreres (30,3%) y Muro (30,1%). Son las manchas más visibles del mapa de la exclusión social en menores creado por el Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, organismo dependiente del Gobierno. La foto es de 2018, último año del que hay datos actualizados, por lo que no identifica todavía los estragos de la pandemia.

Las zonas rojas de la pobreza infantil en Mallorca. El Alto Comisionado publica la estadística con datos del parón del INE y de la Agencia Tributaria.

Las zonas rojas de la pobreza infantil en Mallorca. El Alto Comisionado publica la estadística con datos del parón del INE y de la Agencia Tributaria. Fuente: Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil.

Datos de Hacienda y del padrón

«La tasa sale de cruzar los datos del padrón del INE con las declaraciones de la renta que tiene la Agencia Tributaria», explica Alejandro Arias, vocal asesor del Alto Comisionado. «Hasta 2018 solo se publicaban cifras de pobreza infantil a nivel estatal. Nosotros impulsamos esta otra estadística experimental con el INE y Hacienda para poder ofrecer datos desagregados por municipios y unidades territoriales más pequeñas», valora Arias. De la estadística se excluyen los núcleos de menos de 2.500 habitantes para no comprometer el anonimato de ninguna familia.

Precisamente Ernesto Gasco, Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, estuvo de visita en Mallorca el miércoles y el jueves para mantener encuentros con entidades sociales y administraciones como el Consell y el IMAS. Y puso sobre la mesa los números, rotundos, que ilustran sobre las precarias condiciones de vida que sufren muchos menores residentes en la isla.

Esa Mallorca interior decaída convive con la que muestra sus encantos a turistas e inversores inmobiliarios, pero sus tasas de pobreza infantil superan ampliamente las de la media española (27,4%) y casi doblan la media de la Unión Europea (18,5%).

Esta problemática alcanza también a las zonas urbanas de la isla, con especial intensidad en el este de Palma. Una gran mancha roja cubre una superficie que incluye las poblaciones de Sant Jordi, s’Aranjassa, Son Ferriol y barriadas como Son Gotleu y Pere Garau. Los datos desagregados que maneja el Alto Comisionado identifican esa zona como distrito 4 y le asigna una tasa de pobreza infantil del 28,6%.

Menos niños arrastran el lastre de la desigualdad en los distritos 1 y 2 de Palma, con tasas del 16,8% y del 16,6% respectivamente, incluso por debajo de la media de la Unión Europea. Corresponden con la zona del Casc Antic, Passeig Marítim y buena parte del oeste del municipio.

«A nivel de toda España hay problemas en las zonas menos pobladas. Pero también hemos visto una ‘reurbanización’ de la pobreza, y las diferencias entre los índices de las zonas urbanas y de las zonas rurales se han estrechado», afirma Arias. También hay problemas en la ciudad de Manacor, que registra un 27,5% de menores vulnerables.

El Alto Comisionado fija el mismo umbral de la pobreza para todos los hogares, independientemente de dónde residan. Y, aclara el vocal asesor, solo tiene en cuenta los ingresos de cada familia y no los gastos, por lo que «la fotografía final es más matizable» en determinadas ciudades. Por ejemplo Palma, donde el esfuerzo que tiene que hacer una familia para pagar el alquiler es muy superior al de otras urbes de la península.

Tasas bajo control

Nacer en una familia pobre significa tener un 50% de posibilidades de continuar siendo pobre en la vida adulta, subrayó Gasco el miércoles en conversación con este diario. Los menores que crecen en esa Mallorca empobrecida pelean contra la estadística, mientras que en otros municipios el camino aparece más despejado. Es el caso de Esporles (8,4%), Santa Maria (13,8%), Binissalem y Bunyola, con un 14,5% de tasa de pobreza infantil respectivamente.

¿Qué esperar de la Mallorca que está configurando la pospandemia? El desplome del turismo y del PIB del archipiélago proyectan un mapa con más zonas en rojo cuando el INE y la Agencia Tributaria tengan los datos de 2020. «Es probable que la situación haya empeorado, pero tendremos que esperar casi dos años para saberlo», indica Arias.

Compartir el artículo

stats