El Parlament acogió ayer la lectura de un manifiesto con motivo del Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, que se conmemora el 30 de mayo, que reclamó más recursos en prevención y diagnóstico así como para revertir los perjuicos derivados de la pandemia en materia de asistencia y rehabilitación de los más de 1.000 pacientes de Baleares.

Al acto, que tuvo en el Salón de los Pasos Perdidos, antes del inicio del pleno, asistieron el presidente del Parlament, Vicenç Thomàs, los representantes del grupos parlamentarios, y José Jaime Perelló Pulido, en representación de la Asociación Balear de Esclerosis Múltiple.

El presidente del Parlament, Vicenç Thomàs, destacó que se ha avanzado en materia de atención y tratamiento pero resaltó que «aún quedan metas por alcanzar», especialmente, tras un año de pandemia que ha afectado especialmente a los tratamientos de rehabilitación.

Thomàs hizo un llamamiento a seguir rompiendo barreras sociales y seguir garantizando la atención a las más de 1.000 personas que padecen en las islas la enfermedad.

El manifiesto, leído por representantes de varios grupos políticos, reclama que se garantice el acceso a los cuidados preventivos y a los servicios de rehabilitación a todas las personas que padecen la enfermedad, independientemente del grado de discapacidad o del lugar de residencia.

El texto pide asimismo que se garantice la protección social para poder acceder a recursos y prestaciones que ayuden a mejorar la calidad de vida de los enfermos así como la autonomía personal. También, que se dé respuesta a la sobrecarga económica y emocional de los pacientes y sus familia y que se eliminen las puntuaciones de discapacidad como única opción para acceder a las prestaciones.

En tercer lugar, el manifiesto, llama a que se garanticen la coordinación y la cooperación de los servicios sociales y asistenciales con otros servicios como los relacionados con la vivienda y el empleo y que se reviertan con recursos económicos, los perjuicios provocados por la pandemia.

El texto, asimismo, reclama que se potencien los recursos telemáticos y la atención domiciliaria y que se incluya la perspectiva de género para superar la doble discriminación que sufren las mujeres con esclerosis múltiple y las mujeres cuidadoras.