"Desde que entramos en las instituciones se debaten temas que nunca se habían debatido", ha afirmado este miércoles el líder de Vox, Jorge Campos, para quien su partido ha roto el "pensamiento único" impuesto por la izquierda.

Acompañado de otros representantes de su organización en las instituciones, Campos ha hecho balance de los dos años transcurridos desde las últimas elecciones autonómicas, en los que su formación se ha constituido como "la verdadera oposición, consiguiendo ejercer de contrapeso al sectarismo del tripartito de izquierdas y separatistas que gobierna Baleares".

"Nos hemos consolidado como la oposición decidida y contundente", ha enfatizado el dirigente derechista, para quien voz representa a la parte de la sociedad "harta de la ideología de género, de la imposición del catalán en la enseñanza, del escandaloso gasto público de una autonomía que se sostiene por una cada vez más insoportable presión fiscal para además llevarla por el sendero del pancatalanismo separatista".

En cuanto al balance de "estos dos años de gobierno de la ultraizquierda", Campos lo ha sintetizado en la palabra "desastre", según informa su partido en un comunicado.

Vox asegura que ha "registrado más de 5.000 iniciativas" en las instituciones de las islas en las que está presente, con una media de 50 semanales.

La organización política asegura que será "una de las fuerzas determinantes en los ayuntamientos dentro de dos años" y que dispone de sondeos que le auguran el doble de votos en unas futuras elecciones autonómicas en las que podría conseguir 7 diputados y formar el tercer grupo con mayor representación.