Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unos 1.700 fijos discontinuos del transporte de Baleares se quedan en ‘tierra de nadie’ laboral

La subida salarial de este año no se aplica pese a que sigue sin haber acuerdo para aplazarla porque las empresas no garantizan el empleo

La subida salarial y el llamamiento de los chóferes están en el aire. |

La subida salarial y el llamamiento de los chóferes están en el aire. | B. Ramon

Alrededor de 1.700 trabajadores fijos discontinuos del transporte turístico de Balears se encuentran en estos momentos en «tierra de nadie» por lo que a sus condiciones laborales se refiere, al estar estancadas las negociaciones entre empresarios y sindicatos por lo que al mantenimiento del empleo para este verano se refiere y en relación al incremento de los salarios en el sector.

El convenio del transporte discrecional contempla que desde el pasado 1 de enero las retribuciones en el sector debían de subir un 3%, pero la patronal solicitó a los sindicatos aplazar este incremento hasta el próximo año ante la incertidumbre que se mantiene de cara a la temporada turística. CCOO y UGT estaban inicialmente de acuerdo en aceptar esta congelación coyuntural, pero a cambio exigieron garantizar el llamamiento de los fijos discontinuos antes mencionados, para pasarlos a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en el caso de que no fueran necesarios.

Pero esas negociaciones llevan semanas estancadas, porque, según reconoce el presidente de la federación balear de transportistas, Rafael Roig, «las empresas no pueden asumir ni el aumento de los salarios ni garantizar el empleo durante este verano», debido a la precaria situación en la que se encuentran. En este sentido, subraya que de los alrededor de 1.200 autocares turísticos que había en la isla antes de la pandemia, más de 200 ya se han dado de baja.

El problema radica en que en estos momentos solo trabaja en el sector en torno a un 5% de las plantillas, que no están cobrando la subida que les corresponde desde enero, dado que la inmensa mayoría son eventuales y fijos discontinuos (estos últimos ascienden a unos 1.700, según la patronal).

Pero en este sector no existe ninguna garantía de tiempo mínimo de actividad anual (como sí sucede en hostelería) y los fijos discontinuos no está siendo llamados. En estos momentos, están cobrando la prestación especial creada por el Gobierno central, pero si no se prorroga, ésta concluye el 31 de mayo, lo que supone que a partir de junio este grupo pasaría a cobrar la ayuda normal por desempleo, consumiéndola, y los que no habían adquirido el derecho a la misma solo recibirían un subsidio, según apunta el secretario general de la federación de transportes de CCOO de las islas, Josep Ginard. Eso supone dejarlos en «tierra de nadie», según se indica.

De ahí la exigencia de los sindicatos de que se reincorpore a los trabajadores a sus puestos, aunque deban de pasar a un ERTE, a cambio de congelar los salarios. Pero los empresarios se niegan a ello alegando que no pueden asumir su parte de los costes ante la Seguridad Social al no disponer de ingresos. Y advierten que todo apunta a que solo en junio se podrá llamar a una parte de la plantilla y únicamente para unos tres meses.

Subidas salariales aplazadas

El sector del transporte discrecional no es el único que ha puesto sobre la mesa el aplazamiento de las subidas salariales durante la pandemia, pero sí es el que está mostrando una mayor complejidad a la hora de cerrar acuerdos. El pasado año, tras un pacto alcanzado en la Mesa del Diálogo Social, transportistas, hoteleros y comerciantes acordaron con los sindicatos aplazar un ejercicio las subidas salariales. Eso se hizo efectivo en los dos últimos casos, pero no en las empresas de transporte por un posterior desacuerdo sobre la forma de implantar esta medida. Este año hoteleros y comerciantes ya han conseguidos que sus subidas para 2021, en lugar de aplicarse en abril, se espere a junio para hacerlo. Y de nuevo es el sector del transporte el que tiene el diálogo bloqueado en esta materia, pese a que era el que lo tenía más fácil al no haber tenido congelación en 2020. La exigencia de que se garantice el empleo este verano bloquea el consenso.

Compartir el artículo

stats