Meliá Hotels International registró unas pérdidas netas atribuidas de 130,9 millones de euros en el primer trimestre de 2021 por las restricciones de la tercera ola de Covid-19, lo que supone un empeoramiento del 64,1% frente a los 'números rojos' de 79,7 millones del mismo periodo del ejercicio precedente.

Como opciones alternativas para incrementar liquidez y reducir deuda, la compañía valora realizar una potencial venta de activos por un importe de entre 150 y 200 millones de euros, transacción que la compañía confía pueda materializarse en breve.

Los ingresos consolidados de Meliá cayeron un 73,9% respecto al mismo periodo de 2020, hasta alcanzar los 76,3 millones de euros.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) registró una cifra negativa de 51,2 millones de euros, lo que representa una caída del 460,4%, "evidenciando la imposible comparación entre el resultado de ambos periodos, derivada del desplome de la demanda en los tres primeros meses de 2021", ha asegurado la compañía hotelera.

Los gastos operativos se redujeron un 54,2% respecto al año anterior, y el ingreso medio por habitación (RevPAR) descendió un 68,6%, hasta los 16,9 euros.

Durante el primer trimestre, Meliá mantuvo cerca de un 50% menos de habitaciones operativas que en el primer trimestre de 2020 y una ocupación del 19,7%, lo que supone un 32,5% menos que en el año anterior.

Asimismo, la demanda se centró casi exclusivamente en el mercado local y no hubo actividad en el segmento internacional, ni en el corporativo y MICE (congresos, reuniones e incentivos).

La compañía, que cerró el trimestre con 230 millones de euros de liquidez, ha culminado la refinanciación de los vencimientos para 2021. Durante el primer trimestre del año la deuda neta post NIIF 16 se ha incrementado en 143,6 millones, alcanzando a cierre de marzo los2.747,4 millones de euros.

En el ámbito de las operaciones, Meliá tiene ya abierto el 100% de sus hoteles en Asia Pacífico, así como el 80% en América y mantiene una previsión de apertura en España de 110 hoteles como mínimo para el mes de junio, es decir, más del 70% del portfolio en el país.

En la última semana, el grupo hotelero anticipó la apertura de algunos de sus grandes hoteles vacacionales en las Islas Baleares, como Meliá Calviá Beach y Hotel de Mar Gran Meliá en Mallorca; Meliá Cala Galdana y Sol Falcó en Menorca y ME by Meliá y Sol Beach House en Ibiza.

Condicionado al avance en la vacunación y a la relajación de las limitaciones a la movilidad, la Compañía espera un buen veranoy se muestra prudente respecto al cuarto trimestre, debido a la más lenta recuperación esperada del segmento urbano.