El Govern, a través de la Vicepresidencia y Conselleria de Transición Energética, presentó ayer alegaciones en lo referente a la modificación de acceso y conexión a las redes de transporte y distribución de energía eléctrica.

La Conselleria consideró que plantea un riesgo importante de ejecución de una buena parte de los proyectos que han solicitado la financiación e impone una paralización de los trámites ya que no se puede iniciar la tramitación administrativa y ambiental. Según el Govern, esto último es «especialmente grave» para aquellos que aspiran a obtener apoyo a la inversión mediante los programas Solbal, puesto que el plazo de ejecución es a finales de 2022.