Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Preocupación ante la posible caída de TUI frente a un Jet2 fortalecido

Los hoteleros mallorquines podrían enfrentarse a otro Thomas Cook porque el pago a proveedores no está garantizado

Preocupación ante la posible caída de TUI frente a un Jet2 fortalecido

En la Jornada de Mercados Emisores de la Federación empresarial Hotelera de Mallorca, (FEHM) celebrada ayer vía online, se hizo hincapié en la fragilidad de TUI, en un país, Alemania, donde el sector «está con respiración asistida», frente al británico Jet2, compañía «bien gestionada» que saldrá reforzada de la crisis.

Con un 15% de operadores que han cerrado en Alemania, TUI tiene una deuda acumulada de 4.800 millones, «con muchos millones de intereses» mensuales que aún no está abonando, recalcó Arturo Ortiz, consejero de Turespaña en Berlín.

Ortiz observó la dificultad de que el TTOO devuelva los préstamos, hasta tres, que ha recibido por parte del Gobierno, con un panorama en el que está perdiendo 500 millones por mes. En caso de que no sobreviva no habría quiebra, pero el Ejecutivo alemán se quedaría con el 25% y se convertiría en una «pequeña agencia online».

Mientras, Jet2, la mayorista británica que ha hecho una gran apuesta por España, no tiene la deuda de TUI, además de que ha vendido la parte de su negocio no turístico. Es una compañía «bien gestionada» que «va a salir beneficiada de esta crisis», valoró Carlos Ruiz, director adjunto de la oficina de Turespaña en Londres.

Desde marzo las ventas de los TTOO alemanes han sido mínimas. Han gestionado bonos y muchos de sus clientes, hasta un 30%, han pasado los viajes al verano 2021. «Tuvieron ingresos sin ejecutar viajes» y una segunda vía de financiación ha sido a través de los pagos a los hoteleros españoles, apuntó Ortiz, puesto que han abandonado los sistemas de camas garantizadas y prepago.

Ante esta coyuntura si el cliente no llega, en el peor escenario el turista se quedaría sin viaje pero asistido por su derecho como consumidor, mientras que «el pago a proveedores no está garantizado». «Podemos acabar como con Thomas Cook, pagándole las vacaciones al país más rico de Europa», advirtió Ortiz.

En el mercado alemán, las ventas entre enero y marzo serán cruciales: es cuando se planifican las vacaciones. Por ello, Ortiz recalcó que «la maquinaria se debe poner en marcha ahora», a pesar del aciago panorama con una Alemania prácticamente confinada en la que se posponen las vacaciones, pero en la que España, con Mallorca a la cabeza, sigue siendo la primera opción para viajar.

Respecto al mercado británico, Ruiz señaló que los TTOO han retrasado su programación a la primavera, por lo que si la situación sanitaria mejora y hay corredor vendrán los turistas a las islas.

Más complicado se presenta el mercado sueco, pues los viajes se pospondrán hasta el verano y el otoño de 2021, avanzó Mónica Fernández, directora de la oficina en Estocolmo.

Todos los consejeros resaltaron las caídas en la conectividad respecto a 2019 y coincidieron en que el turismo de sol y playa será el primero en recuperarse al ser el más demandado en  los mercados emisores, a excepción de Japón donde prima la gastronomía española.

María Frontera, presidenta de FEHM, lamentó que «el plan de salvación al turismo no ha llegado», frente a las ayudas directas al sector en otros países de la UE, como expusieron los consejeros. Destacó que hay pagos pendientes de algunos TTOO este verano.

Compartir el artículo

stats