Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Govern y Madrid marcan la agenda para reactivar el turismo

Achaca la baja ocupación de agosto a las cuarentenas por falta de coordinación en la UE

El secretario  de Estado de Turismo  con Negueruela, hoy en Palma.

El secretario de Estado de Turismo con Negueruela, hoy en Palma.

La recuperación de la actividad turística, más lejos que nunca por la crisis sanitaria, vendrá por el momento de la mano de las inversiones que se hagan en Balears con los fondos que llegarán de la Unión Europea. La negociación de los proyectos que se verán beneficiados por esa vía la están negociando el Govern y Madrid, como destacó ayer el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, en su primera visita oficial al archipiélago para marcar la agenda de la reactivación.

Acompañado por el conseller Iago Negueruela, Valdés, tras reunirse con los sindicatos y antes hacerlo con los hoteleros, en el Castillo Hotel Son Vida, valoró la baja ocupación de agosto que achacó a las restricciones a la movilidad, pues precisamente ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó la encuesta de coyuntura turística: las pernoctaciones cayeron en Balears un 80% y en el conjunto de España el 64%, mientras la ocupación en las islas fue del 40% frente al 44% a nivel estatal.

Discrecionalidad

El turismo en “la nueva normalidad rápidamente se truncó” por las cuarentenas y las restricciones a los viajes, lamentó Valdés. Los datos del INE confirman “la discrecionalidad y la falta de coordinación” entre países. En el seno de la Unión Europea se trabaja para “poner orden”, aseguró el socialista.

Sobre cómo se beneficiará el sector de los fondos para la reactivación económica -a España le corresponden 144.000 millones de euros-, Valdés matizó que cada estado es el que formula su plan de recuperación y no dejó duda sobre que el turismo tendrá un papel preponderante. “De hecho ya estamos negociando” (con el Govern)” cuáles serán las inversiones y proyectos a realizar en la comunidad balear.

María Frontera, Iago Negueruela, Fernando Valdés, Catalina Cladera y Gabriel Llobera.

El secretario de Estado insistió en que con el dinero llegado de Europa se va a “consolidar” el regreso de la actividad turística y con su visita -que se prolonga hasta hoy e incluye su traslado a Menorca- busca “escuchar” de primera mano al sector. Hasta el Castillo Hotel Son Vida se desplazaron, además de los representantes de las patronales hoteleras de la isla, una nutrida representación de empresarios, como Carmen Riu o Simón Pedro Barceló, entre la veintena de asistentes a la reunión y el posterior almuerzo. La colaboración entre Administraciones y el sector público y privado es vital ante el parón económico provocado por la crisis sanitaria.

Volver a ser referentes

El objetivo de esta visita de Valdés es marcar una agenda de trabajo que facilite que el archipiélago vuelva a ser “referente” turístico, como lo ha sido y seguirá siéndolo, aseguró por su parte el conseller Negueruela. Para el titular de Turismo la meta a conseguir es “recuperar la actividad lo antes posible”, en un momento en el que “Balears empieza a remontar la curva” de la pandemia porque las medidas “están funcionando”, consideró el socialista.

A pesar de la brusca caída de agosto, en la que las noches de hotel se han desplomado un 80% respecto al mismo mes del año pasado, Negueruela destaca que casi “uno de cada tres turistas internacionales” vinieron a Balears, lo que estima “un síntoma positivo”. Fue el principal destino elegido por los no residentes, con el 30% del total de las pernoctaciones.

A España llegaron el mes pasado 5,8 millones de viajeros, con 16,8 millones de noches de hotel. Los residentes, 4,6 millones (con 12 millones de pernoctaciones), sostuvieron principalmente la actividad hotelera, frente al 1,2 millones de turistas extranjeros (4,7 millones de pernoctaciones). Sumando julio y agosto, las noches de hotel cayeron un 69%.

Balears, después de Andalucía y Cataluña, fue en agosto el destino preferido de los viajeros españoles, con caídas en las pernoctaciones del 80%, el 53% y el 69%, respectivamente. Por zonas turísticas, Mallorca registró el mayor número de noches de hotel, con 1,4 millones.

Por mercados emisores, según los datos del INE a nivel nacional, Francia y Alemania ocupan los primeros lugares, con un 24% y un 21%, con una bajada del 67% en el primer caso y del 80% en el segundo. Las pernoctaciones de los viajeros del Reino Unido para el conjunto del Estado, tradicionalmente el principal país de origen de los turistas internacionales, se desplomaron un 94 %, con la cuarentena en vigor desde finales de julio. Las de los viajeros de Países Bajos e Italia descendieron un 74% y un 85%, respectivamente.

En cuanto a los precios hoteleros bajaron un 9,6% en agosto respecto al mismo mes de 2019. Y la estancia media se redujo a 2,9 noches por viajero, sin embargo en el caso de Mallorca se elevó a 5 días.

A pesar de la adversa coyuntura, “el Govern no renuncia a abrir en cuanto sea posible” y establecer corredores seguros, porque además, subrayó el conseller Negueruela, “nuestros hoteles este verano han cumplido”, con contagios cero de covid-19.

Por otro lado, tras oficializarse la cancelación de los viajes del Imserso esta semana, Valdés incidió en que el Gobierno ya trabaja para que se puedan recuperar de forma segura.

Futuro para los hoteleros

Lo que preocupa sobremanera a los hoteleros es el largo desierto que ven en el horizonte tras una temporada truncada y una recuperación del sector que tardará en llegar. Ante el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, expresaron una vez más sus reivindicaciones. Piden resultados a corto plazo porque consideran las medidas “insuficientes”, a pesar de los ERTE y sus exoneraciones, los créditos ICO o la ampliación del periodo de carencia de los préstamos hipotecarios, según expuso Gabriel Llobera, presidente de la Agrupación de Cadenas Hoteleras.

“Necesitamos sobrevivir y actualmente el grado de asfixia de nuestras empresas es tal que muchas no podremos resistir y nos quedaremos en el camino” clamó Llobera, según informó la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM).

Por ello, los hoteleros exigen un acuerdo en la prórroga de los ERTE , con exoneraciones totales de las cuotas de la seguridad social y que se extiendan hasta abril de 2021. También piden mantener las bonificaciones de los fijos discontinuos y los ERTE por rebrote, incluyendo como causas para solicitarlos las restricciones para el desarrollo de la actividad turística o la ausencia de demanda. Igualmente se reclama un IVA súperreducido y una revisión a los impuestos y tasas que afectan al turismo.

La presidenta de la FEHM, María Frontera, subrayó la necesidad de mejorar la comunicación de los datos sanitarios e insistió en que se adopten medidas europeas armonizadas en materia de movilidad, incluyendo al Reino Unido. Pidió también controles en los aeropuertos a todos los pasajeros.

Compartir el artículo

stats