Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Realizan por primera vez una novedosa cirugía para mitigar el dolor menstrual

La utilización de un colorante permite identificar y preservar el uréter en las intervenciones de endometriosis profunda, patología común entre las mujeres

La endometriosis afecta a entre el 5% y el 15% de las mujeres en edad reproductiva. INGimage

El servicio de Obstetricia y Ginecología de Son Espases acaba de realizar por primera vez en Balears una operación de endometriosis profunda visualizando el uréter con un colorante inocuo y evitando con este contraste su seccionamiento accidental durante la intervención, explicó Miguel Reyero, un médico especialista del citado departamento.

La endometriosis es una enfermedad benigna que afecta a mujeres en edad reproductiva y que aparece cuando el endometrio, capa mucosa que recubre el útero y que se desprende en la menstruación, crece en otras partes del abdomen que no le corresponde en forma de implantes, nódulos o quistes. Cuando se manifiesta en su forma mas severa se le denomina endometriosis profunda, término que define a aquellas endometriosis que afectan a órganos adyacentes como el intestino, el uréter y la vejiga.

La endometriosis afecta a entre el 5% y el 15% de las mujeres en edad reproductiva y, aunque en muchas de ellas se manifiesta de forma asintomática, en algunas la presencia de tejido del interior del útero en otros tejidos de la pelvis provoca una inflamación crónica. La endometriosis es una enfermedad que causa menstruaciones dolorosas y puede llegar a ser un motivo de infertilidad.

Un motivo de alarma debe ser cuando el dolor menstrual no cede con antiinflamatorios, impide realizar una vida normal y dura más allá del fin de la regla.

Reyero señaló que el tratamiento más habitual para esta patología es el farmacológico. "Son tratamientos hormonales que frenan los cambios que se producen en el ovario durante la regla. Generalmente la endometriosis ni avanza ni prospera, pero cuando genera quistes grandes fuera del útero en ocasiones es necesario intervenir", detalló Reyero. La intervención es laparascópica, mediante pequeñas incisiones en la barriga a través de las cuales se extrae el tejido, añadió.

El problema surge cuando el tejido del útero se acumula entre la vagina y el recto, circunstancia que dificulta su visualización y precisa de una intervención laparascópica más compleja y avanzada. En estos casos, su abordaje integral requiere de un equipo multidisciplinario de alto nivel formado por especialistas de ginecología, cirugía general, anestesiología, urología, rehabilitación y fisioterapia, destacó Son Espases en un comunicado.

Y recientemente el hospital de referencia ha usado por primera vez en una intervención de endometriosis compleja un contraste (colorante) inocuo que, simplificó Reyero, "identifica con un color verde los uréteres y evita que sean dañados accidentalmente durante la intervención. Si se lesionan esos conductos por los que desciende la orina desde el riñón a la vejiga, tendremos problemas. Unos problemas que esta nueva técnica evita", concluyó.

Compartir el artículo

stats