Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Huir de la isla con descuento

Sí, las compañías aéreas acabarán subiendo el precio de los billetes. Y no, el Gobierno no hará nada para evitarlo. El descuento del 75% tiene ahora muchos padres y madres -busquen a los verdaderos en Canarias- pero todos se harán discretamente a un lado cuando aparezcan las primeras señales de fraude. Es inevitable en el país de la picaresca y el engaño, donde hay letra pequeña para todo.

Peajes aparte, el descuento es una buena noticia para quienes sufren los inconvenientes -no hay ventajas- de la insularidad. Los residentes agobiados por los atascos, los turistas, los precios de escándalo en bares y restaurantes, la burbuja inmobiliaria y los lamentos de los hoteleros porque esta temporada alta solo tendrán un 99% de ocupación, podrán huir de la isla a precio bonificado. La saturación ya no será un problema porque todos podrán pagar un billete de avión, aunque esté inflado, para escapar de ella. Y lo mejor es que nadie está obligado a volver.

La vacuna más eficaz contra las trampas que están por llegar habría sido una tarifa plana, un precio blindado por ley y por tanto inmune a inflaciones interesadas. Difícil en un sector como el aéreo y puede que hasta ilegal, pero al menos se debería haber dado la batalla.

Las agencias de viajes prevén que la demanda aumente un 30% cuando entren en vigor las nuevas tarifas. Es otra buena noticia porque ayudará a mantener los precios bajos -ley de la oferta y la demanda-, si es que consigue volar durante un verano que garantiza un completo programa de huelgas en varios aeropuertos europeos.

Está bien que por una vez el coste de la insularidad se democratice y no recaiga únicamente en los residentes, obligados a pagar más por casi todo en un archipiélago de precios y salarios divergentes.Mientras las aerolíneas lo consientan los residentes podrán comprar billetes a la Península por el precio de las tasas aeroportuarias -Aena seguirá haciendo caja como antes- y poco más. La bonificación llega tarde, pero está bien si llega para quedarse. Incluso con trampas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats