Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Justicia

Los fiscales apuestan por la continuidad de Barceló como jefe

El fiscal superior se presentará a la reelección que se decidirá en los próximos días

Bartomeu Barceló quiere seguir al frente de la fiscalía de Balears.

Bartomeu Barceló quiere seguir al frente de la fiscalía de Balears. m. mielniezuk

Los fiscales de Balears apuestan por la línea continuista. En una decisión sin ningún voto en contra, han decidido mostrar personalmente su apoyo a Bartomeu Barceló, actual fiscal superior, para que siga ejerciendo este cargo, al menos, un mandato más. El mismo apoyo han mostrado a Ladislao Roig, quien también ha decidido presentarse a la reelección como número dos que se decidirá a la par que el cargo de fiscal superior.

Barceló afronta su cuarto mandato. Es en estos momentos uno de los fiscales superiores que más tiempo lleva en el cargo. No es habitual que en el Ministerio Público se mantenga durante tanto tiempo a una persona al frente de una fiscalía, pero tampoco lo es que el actual jefe cuente con el apoyo unánime de todos los compañeros que tiene a su cargo.

El mandato de cinco años de Barceló termina en las próximas semanas. Cualquier fiscal de carrera con más de quince años de experiencia puede optar a la plaza de fiscal superior. Y entre todos los candidatos se elige a la persona que se considera que tiene más méritos para ocupar este cargo.

Todavía no se ha convocado el concurso para optar a esta plaza de máxima responsabilidad y, por tanto, no se sabe si habrá más de un candidato. Lo que es seguro es que Bartomeu Barceló se presentará, porque así lo comunicó en una junta de fiscales que se celebró hace varias semanas. Pero puso varias condiciones: La primera es que Ladislao Roig, el teniente fiscal, al que considera una persona clave en la estructura de la fiscalía, también optara a la reelección. Pero sobre todo quería contar con el apoyo de la plantilla de fiscales. En el acta que se realizó de dicha reunión se mostró el apoyo unánime de la plantilla, ya que consideran a Barceló como un buen jefe, que ha hecho méritos más que suficientes para continuar representando este cargo. El apoyo de los fiscales no es vinculante, pero en la Fiscalía General del Estado se valora de una forma muy especial que un jefe que opta a la reelección cuente con el apoyo de las personas que están bajo su mando.

De Barceló se destaca, por encima de todo, el apoyo que siempre muestra a todos los fiscales que tienen algún problema. "Siempre da la cara por nosotros y esto es muy importante, porque no todos los jefes lo hacen", señaló un fiscal. También destacan que es un jefe que siempre tiene la puerta abierta de su despacho para dar algún consejo o resolver alguna duda que pueda tener un fiscal ante un determinado caso.

El último mandato no ha sido sencillo para Barceló. Si bien él no tiene la capacidad para dar órdenes a los fiscales Anticorrupción, todos ellos forman parte de la plantilla de Balears. Y el caso Nóos, con los conflictos generados entre el exfiscal Pedro Horrach y el juez recientemente jubilado José Castro recientemente jubilado José Castro han provocado una situación complicada dentro de la fiscalía. Barceló intentó en más de una ocasión que la situación se calmara y, aunque no siempre estuvo conforme con el comportamiento de Horrach, no tanto en el fondo pero sí en las formas, públicamente le mostró su respaldo. En cualquier caso, a pesar de la trascendencia nacional que tuvo este caso, el fiscal superior de Balears mantuvo, al menos públicamente, un perfil bajo, apoyando siempre el trabajo que se estaba realizando desde la fiscalía Anticorrupción, con independencia de las personas que se estaban investigando.

Otro pilar

Barceló considera a Ladislao Roig, el teniente fiscal, un pilar básico en la estructura de la fiscalía y por ello quiere que continúe. Aunque ideológicamente estén muy alejados el uno del otro, desde que dirigen la fiscalía de Balears han decidido dejar de lado esta situación y dedicarse a la organización interna que supone el trabajo diario de la institución.

Roig está considerado como uno de los fiscales con más prestigio de Balears y se ha convertido es una especie de referente dentro de la fiscalía. De carácter afable, todos los fiscales reconocen su autoridad y su capacidad para conseguir un buen ambiente de trabajo. Su cargo le obliga a repartir el trabajo y es quien decide qué fiscal debe asumir un determinado caso. Roig, que fue nombrado teniente fiscal en el año 1995, afronta posiblemente su último mandato. En la fiscalía se da por seguro que no tendrá ningún problema en ser reelegido.

Compartir el artículo

stats