Empresas

Frigoríficos a tope y atonía en las ventas: “El pescado no sale, aún no notamos la Navidad”

La industria confía en un repunte en las compras de familias y restaurantes tras el puente

La facturación en estas fechas representa hasta un tercio del negocio anual de pesqueras

Operarios de Frigalsa, este martes en plena faena.

Operarios de Frigalsa, este martes en plena faena. / RICARDO GROBAS

Lara Graña

La clientela más previsora anticipa siempre compras para evitar los picos de precios en algunos productos de alimentación, especialmente en Navidad. Es lo normal. Por eso esta campaña de cierre de año, para industrias como la pesquera, arranca ya a mediados del mes de noviembre con los aprovisionamientos de los hogares o cadenas de restauración. Claro que este año todo está salpicado de excepcionalidades, incluidas las pautas de consumo: todas las operadoras consultadas coinciden en destacar que la atonía en las ventas de pescado continúa. “No parece Navidad, está siendo más bien como el mes de octubre. El consumo está parado”, destaca el consejero delegado de Grupo Scal, José Luis Martín.

Y no solo en España, porque la demanda tampoco está respondiendo todavía en países como Italia o Francia, que se sitúan en el top de clientes de la pesca gallega. “Está deprimido en toda Europa”, constata el máximo responsable de la también viguesa Congelados Maravilla, Giuseppe Mellino. La industria, que había depositado en estas fechas sus esperanzas de lograr un revulsivo frente a un año muy complejo, confía ahora en que los consumidores se animen a partir de la próxima semana. “Queremos pensar que es que la gente ha pensado en el puente, pero tampoco notamos más actividad por la hostelería”, apunta otro empresario.

“El año pasado también hubo que esperar a después del puente, pero está muy parado”

José Luis Martín

— Grupo Scal

Es un escenario con múltiples aristas y actores involucrados, partícipes todos de un sector estratégico para la economía del país. Pese a las continuadas reclamaciones expresadas por organizaciones de todo tipo –Cepesca (armadoras), Fedepesca (pescaderías), Aecoc (gran consumo) o Acopevi (comercializadoras del puerto de Vigo)–, no ha habido ninguna campaña institucional dirigida a incentivar el consumo de productos con base de proteína marina, incluso teniendo en cuenta que productos como el pez espada o los túnidos suman descensos de ventas de entre el 25 y el 40%.

El retroceso en las ventas, de hecho, ha precipitado la entrada en situación preconcursal de gigantes de la talla de Atunes y Lomos (Atunlo), Fandicosta o Actemsa. Tampoco se ha atendido la petición de un incentivo fiscal, como la rebaja o supresión del IVA, como si aplican a pescados y mariscos otros países de la zona euro. “Nos vemos con frigoríficos llenos, con el consumo de circulante que conlleva”, lamenta un directivo.

“El mercado está deprimido pese a las fiestas en toda Europa, no solo en España”

Giuseppe Mellino

— Congelados Maravilla

Fuentes del sector apuntan incluso que hay armadoras extranjeras buscando hueco en empresas viguesas de logística de frío ante la falta de capacidad disponible. “El pescado no sale, no hay rotación”. Los productos que continúan tirando son, además, los que están considerados como menos estacionales, como la lubina o cefalópodos (calamar, sobre todo), no asimilados comúnmente a días festivos como sí es el caso del gambón argentino, por ejemplo. Desde el otro lado del Atlántico ya llegaba una señal hace unos días, cuando la Cámara de Armadores de Pesqueros y Congeladores de la Argentina (Capeca) divulgó su informe de exportaciones hasta octubre. La importación de langostino entero por España selló un retroceso del 17%, y eso que ha sido catorce puntos más barato que hace un año.

Las mismas fuentes llaman la atención también sobre otro factor, a priori contradictorio. “Hay que tener en cuenta que la campaña de Malvinas se cerró antes de tiempo [por los pésimos balances en capturas en la segunda mitad del año], y aun así nos encontramos con esta relativa saturación en los huecos de frío”. “Los barcos no dejan de pescar, el producto sigue llegando. Esperemos –concluye este empresario– que nos llegue Papá Noel en los próximos días”.