Sistema fiscal

Los salarios permiten mantener una recaudación de impuestos de récord

En 2022, la recaudación total ascendió al récord de 255.463 millones, unos 23.000 millones más de lo que había previsto inicialmente, en parte por el efecto de la escalada de la inflación

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la ministra deHacienda y vicesecretaria general del partido, María Jesús Montero, este 12 de septiembre de 2022, antes de la reunión con el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso. /

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la ministra deHacienda y vicesecretaria general del partido, María Jesús Montero, este 12 de septiembre de 2022, antes de la reunión con el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso. / / EP

Agustí Sala

Las retenciones por salarios actividades económicas han seguido tirando de la recaudación de Estado a través del impuesto de la renta (IRPF). Y, pese a un menor ritmo de crecimiento económico en el primer trimestre del conjunto de la economía, el volumen ingresado se mantiene en niveles de récord con más de 111.000 millones de euros hasta junio, lo que supone el 3,8% más que en el mismo periodo del ejercicio pasado, que ya alcanzó cotas sin precedentes.

Solo en el IRPF se han ingresos en el primer semestre casi 5.000 millones de euros más que en el mismo periodo del año pasado. Esto, a su vez, permitió controlar el déficit del Estado hasta situarlo en el primer semestre en el equivalente al 1,71% del producto interior bruto (PIB), frente al 1,94% de un año atrás. A ello también han contribuido la aportación del impuesto especial sobre los envases de plástico no reutilizables, los gravámenes temporales a las compañías energéticas y a los bancos, con un importe conjunto de 1.639 millones para el Eatado.

En 2022, la recaudación total ascendió al récord de 255.463 millones, unos 23.000 millones más de lo que había previsto inicialmente, en parte por el efecto de la escalada de la inflación, aunque el Gobinero lo atribuyó a los aumentos en el gasto en consumo, en los salarios y las pensiones y en los beneficios empresariales, como consecuencia de un mayor dinamismo de la economía. Para 2023, la previsión es de 262.700 millones de euros.

El listón de los 200.000 millones se alcanzó por primera vez en 2007, el ejercicio en el que se tocó techo de crecimiento antes del estallido de la crisis financiera, comn el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) al frent; y no se volvió a superar hasta 2018, con 208.685 millones, con el ejecutivo de Mariano Rajoy (PP) al mando del país hasta junio de ese año. En 2020, el ejercicio del estallido de la pandemia, volvió a bajar de ese nivel, con 194.051 millones, pero lo superó los ejercicios siguientes con el Gobinero de coalición de Pedro Sánchez (PSOE).

El principal elemento que ha impulsado la recaudación hasta junio son las retenciones del trabajo y actividades económicas, con un crecimiento 11,5% con respecto al primer semestre de 2022, hasta los 51.852.547 millones de euros. El aumento más importante se dio en las administraciones públicas, con el 12,5%, hasta 15.505 millones; seguido por las grandes de empresas, con el 11,1%, hasta 23.870 millones; y las pymes, con el 9,7%, hasta 12.037 millones, según los datos de la Agencia Tributaria.

Esta evolución se debe "al aumento sostenido del empleo, la subida de las retribuciones medias (salarios y pensiones) y del tipo efectivo derivado de lo anterior", según deduce la Agencia Tributaria en su informe de junio. De hecho, la media de aumento salarial por convenio se situó en junio en el 3,26%, si bien los nuevos que se están firmando se sitúan en en 4,2%, tal como reflejan las estadísticas del ministerio de Tabajo. Y también el incremento del 8,5% de las pensiones contributivas. Todo ello contribuye a aumentar los ingresos del Estado.

Al mismo tiempo han crecido los ingresos ligados a los beneficios, tanto en las empresas en las que su titular tributa por el IRPF (8,6%) como en las sociedades (24,9%). La pata más frágil es la relacionada con el consumo, ya que los ingresos por IVA también tienen una aportación positiva, pero su crecimiento es relativamente bajo (3,6%), en especial en los últimos meses, con 1.461 millones más que en el mismo periodo de 2022. Ello se debe a la rebaja de los tipos en los productos alimenticios (0% en los de primera necesidad y rebaja del 10% al 5% en los aceites y las pastas) y por la comparación con un periodo de 2022 con precios altos y previo a que se produjera la nueva rebaja de tipos en electricidad y gas natural.

Un cuarto elemento a subrayar es el impacto negativo que están teniendo las devoluciones, en particular las del impuesto sobre sociedades (sobre todo del ejercicio 2021, pero también ligadas a recursos) y las del IRPF (del ejercicio 2022). Y, por último, se debe señalar la minoración que suponen las medidas normativas vigentes que restaron hasta junio casi 2.800 millones a los ingresos. De no haber sido por esta variable que ralentiza más de 2,5 puntos la evolución de la recaudación, los ingresos tributarios hubieran registrado un aumento del 6,4% durante este periodo.

Al igual que en los últimos meses, la figura que experimenta un impacto mayor es el IVA (-1.612 millones) como consecuencia de la rebaja de tipos en electricidad, gas natural, madera y pellets, y en alimentos básicos y productos de higiene femenina. En segundo lugar, destaca el efecto de las medidas en el impuesto de sociedades (-784 millones) debido, principalmente, a las devoluciones extraordinarias, que experimentaron un elevado incremento en el mes de mayo.

El impacto en el IRPF se valora en -396 millones y recoge el efecto conjunto de medidas como el aumento de la reducción general por rendimientos del trabajo para las rentas bajas, la ampliación de los supuestos para aplicar la deducción por maternidad o las medidas relacionadas con los rendimientos de las empresas personales.