Infracción muy grave

Mango acata y pagará la sanción de Treball por boicotear sus primeras elecciones sindicales

La compañía reconoce los hechos acaecidos y "agradece al organismo y valora positivamente la investigación llevada a cabo"

Tienda de Mango en el Passeig de Gràcia de Barcelona.

Tienda de Mango en el Passeig de Gràcia de Barcelona. / FERRAN NADEU

Gabriel Ubieto

Mango acata y renuncia a recurrir la sanción "muy grave" interpuesta por Inspección de Trabajo tras boicotear la empresa téxtil sus primeras elecciones sindicales. La 'policía laboral' consideró acreditado que cargos intermedios de la compañía vulneraron la libertad sindical de sus empleados del centro de Lliça d'Amunt al elaborar listas 'negras' con la afiliación sindical de parte de la plantilla y coaccionar a trabajadores para condicionar su voto y perjudicar a la candidatura de la UGT de Cataluña. Mango, a preguntas de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, del grupo Prensa Ibérica, confirma que no presentará recurso judicial ante la resolución y abonará los 30.000 euros de multa, lo que le valdrá un descuento del 40% por reconocer la infracción.

"Si se trabaja votará a Fetico" (sindicato alternativo con presencia en el sector de los servicios). "Posiblemente abierta a escuchar sin recelo". "Dudoso". "Le parece bien todo, no se ha sentido en ningún momento coaccionada, parece que está al lado de UGT y no quiere cambiar". "No mostró mucho interés por votar". “Se jubila este verano. En principio nos apoya lista Fetico”. Son algunas de las observaciones apuntadas por los responsables en la 'lista negra' valorada por Inspección de Trabajo.

La compañía reconoce los hechos acaecidos y avanzados por EL PERIÓDICO, "agradece al organismo y valora positivamente la investigación llevada a cabo" y destaca que "el informe constata que mandos intermedios de la compañía fueron los promotores de las irregularidades detectadas". La cúpula de Mango se desmarca de las actuaciones realizadas y aprovecha para "condenar firmemente cualquier tipo de actuación que suponga un atentado contra la libertad de elección sindical".

Mango también ha remitido a este medio el resultado de la auditoría interna que le encargó a Deloitte una vez EL PERIÓDICO publicó la 'lista negra' con entrevistas a 363 empleados del centro de Lliça, realizadas por 12 cargos intermedios de la compañía. Una auditoría que "ha recibido esta semana", coincidiendo con la resolución de la Inspección. La misma, "desarrollada con completa imparcialidad e independencia", determina", en línea con el dictamen de la Generalitat, que la dirección de la compañía no fue impulsora ni conocedora de las listas ni de dichas irregularidades".

Mango es una de las mayores empresas textiles de España, fundada en 1984, cuenta con unos 6.059 empleados en todo el país, entre tiendas y centros logísticos y es propiedad de Isak Andic. Hasta hace un mes ninguno de sus centros de trabajo estaba sindicado y todos carecían de comité de empresa. Una falta de representación legal de los trabajadores anómala en empresas de tal envergadura y que, tras las polémicas elecciones en Lliçà d'Amunt, ahora sí tiene su primer comité de empresa.