Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marruecos, "imán" para las empresas del motor afectadas por la guerra en Ucrania

El país sale beneficiado del conflicto al atraer a firmas que deslocalizan su producción, especialmente del sector del cableado | El país sigue a la espera del “gigante” chino BYD

Una planta de Sumitomo. Sumitomo

Marruecos continúa creciendo en la industria de la automoción. Tras dar el sorpasso a Sudáfrica como el principal fabricante del continente tras la llegada de la factoría de Stellantis a la ciudad de Kénitra, el país no para de atraer a nuevas empresas. Las últimas, además, desde Europa. Y es que el país del norte africano está siendo el lugar al que se está deslocalizando la producción de las factorías afectadas por el conflicto bélico en Ucrania, especialmente aquellas cuyos productos se centran en el cableado que equipan los automóviles. Ejemplo de ello son la japonesa Sumitomo o la irlandesa Aptiv, ambas ya presentes en suelo marroquí pero que se ven obligadas a acoger una mayor producción tras la invasión de Rusia. Un impulso más para un país que, además, se encuentra a la espera de concretar el desembarco de nuevos fabricantes.

Según refieren medios del país, la guerra iniciada por Rusia en Ucrania pone de manifiesto la posición de Marruecos como polo de atracción en el sector del automóvil, lo que supone una clara competencia para toda la península ibérica, tanto para España como para Portugal, el otro gran imán para esta industria.

Desde el comienzo del conflicto, empresas como la japonesa Sumitomo Electric Industries (de cables eléctricos y de fibra óptica) o la irlandesa Aptiv han anunciado el traslado de parte de su producción a Marruecos para poder cubrir las demandas de los fabricantes, afectados ya por la escasez de otros componentes como los microchips.

Según refieren medios del país, la guerra iniciada por Rusia en Ucrania pone de manifiesto la posición de Marruecos como polo de atracción en el sector del automóvil, lo que supone una clara competencia para toda la península ibérica, tanto para España como para Portugal, el otro gran imán para esta industria.

Desde el comienzo del conflicto, empresas como la japonesa Sumitomo Electric Industries (de cables eléctricos y de fibra óptica) o la irlandesa Aptiv han anunciado el traslado de parte de su producción a Marruecos para poder cubrir las demandas de los fabricantes, afectados ya por la escasez de otros componentes como los microchips.

De forma paralela, el país magrebí continúa peleando por el establecimiento en su territorio de un nuevo fabricante que se sume a Renault y Stellantis. En concreto, aguardan la implantación del gigante chino de vehículos eléctricos BYD, cuyo anuncio con el Gobierno se dio en 2019, pero del que poco se sabe a estas alturas. En este caso, la factoría se abriría en Tánger, donde se sitúa una de las factorías de Renault.

Stellantis Vigo vuelve a parar y solo fabricará furgonetas eK9

Stellantis Vigo acabará la semana con cambios en la producción y empezará la siguiente con más paros por la falta de componentes. En concreto, la factoría volverá a paralizar los dos sistemas el lunes y, a partir de entonces, solo se fabricarán en el sistema dos las furgonetas eléctricas (eK9) y el Grand C4 SpaceTourer (B78).

Según trasladó ayer la dirección a la plantilla, esta semana el Sistema 1 (que monta los Peugeot 301, C-Elysée y el Peugeot 2008) concluirá el trabajo según lo previsto, mientras que el Sistema 2 fabricará exclusivamente el monovolumen (que a partir de julio dejará de producirse para siempre) en los dos turnos de montaje. Ya para la próxima semana, la actividad se cancela para ambos sistemas el lunes. Y si bien el 1 volverá en el primer turno del martes, el 2 seguirá solo con el Grand C4 SpaceTourer.

A partir del miércoles y para todo lo que resta de semana, el sistema de las furgonetas solo realizará un mix de B78 y eK9. Stellantis ya había adelantado el año pasado que tenía previsto solo fabricar modelos eléctricos de las versiones turismo de los vehículos comerciales ligeros.

Compartir el artículo

stats