Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclismo

El sueño de Mavi García, el de unas pocas elegidas

La ciclista mallorquina comparte patrocinador con Pogacar y es una de las aspirantes al jersey amarillo en el Tour Femmes que se disputa esta semana

Mavi Garcia, en la plaza Concorde de París S. López-Egea

Cuando se circula en bici por los Campos Elíseos de París todo se complica mucho más de lo que parece entenderse por la tele. Hay adoquines y de Concorde a Arco del Triunfo hay subida, que casi se convierte en un puerto si se la pequeña cuesta se afronta 11 veces.

Pero de la plaza de la Concorde a Arco del Triunfo, y viceversa, por una avenida llena de vallas, publicidad y los primeros espectadores que se acercan a la gran fiesta del Tour, circulan unas mujeres que agachadas, con sus cascos y a plena velocidad, no pueden transmitir lo que sienten sus corazones: luchar y pelear por la victoria de una ronda francesa. Y entre estas chicas está una mallorquina, de la zona llana de la isla, que se dedicó tarde a este noble deporte pero que es de las pocas, las poquísimas, llamada a cumplir algo más que un sueño; ser la primera ciclista española que gana el Tour para seguir los pasos de Bahamontes, Ocaña, Delgado, Induráin, Pereiro, Sastre y Contador. Se llama Mavi García y es una de las mejores corredoras del mundo.

Ser mujer y ciclista en España

La mallorquina aspira a ser la primera ciclista española que gana el Tour

decoration

Llega a la plaza de la Concorde, cansada pero feliz, algo agotada pero no lo suficiente porque ella es una fondista, la mujer que en sus inicios nunca pensó dedicarse al ciclismo profesional y mucho menos creer que podía ganar dinero con los pedales, porque ser mujer y a la vez ciclista en España no es tarea fácil, sobre todo a la hora de consultar la cuenta bancaria a final de mes y comprobar que ha habido un ingreso, y si se ha producido, que sea lo suficientemente interesante como conseguir hasta unos ahorrillos.

Hace calor en París, una ciudad que está más acostumbrada al frío que a temperaturas que la semana pasada sobrepasaron los 40 grados. Encontrar un restaurante y hasta un hotel con aire acondicionado, tan sencillo en otras grandes ciudades, resulta un poco complicado y, evidentemente, no es nada recomendado circular en bici, a pleno sol, a las 3 de la tarde por los Campos Elíseos, por mucho que el altavoz y los aplausos animen el pedaleo.

Los chalecos de hielo

Las mujeres ciclistas que corren el Tour se refrescan con chalecos de hielo mientras recuperan los músculos de las piernas, protegidas por los toldos de sus autocares o caravanas, aparcados en la plaza de la Concorde. Mavi García aparece sonriente con un ‘maillot’ donde aparte de la publicidad de UAE se divisa la bandera española que la identifica como la actual campeona de su país, también de contrarreloj, títulos que consiguió en su isla hace poco más de un mes.

“En ello estamos”, responde cuando se le pregunta si aspira a al jersey amarillo. Fue tercera en el Giro. Así que pese a muy fuerte que esté Annemiek van Vleuten, que corre en un Movistar que sorprendentemente un día la dejó partir, pese a ser la mejor corredora española, ella aspira a todo. Así que durante esta semana no vendría mal mantener la ilusión por el Tour y estar pendiente de esta mallorquina de Marratxi, de 38 años, y que antes de ser profesional de la bici se dedicaba a correr duatlones, sobre todo porque como era la mejor podía vivir de los premios.

Y una última curiosidad. Mavi García comparte patrocinador con Tadej Pogacar, misma escuadra, idéntica bici y con la fe de pensar que tiene un Tour en sus piernas.

Compartir el artículo

stats