Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alba Torrens: «El día que no sienta la misma ilusión, daré un paso al lado»

La mallorquina, seis veces campeona de la Euroliga, admite sentirse «una afortunada» por el simple hecho «de haber podido jugar tras un año tan complicado»

Alba Torrens señala con sus dedos los seis títulos de Euroliga que ha conquistado.

Pocas horas después de conquistar su sexta Euroliga y convertirse en mujer récord del baloncesto europeo, desde la calma ya en su domicilio en la ciudad rusa de Ekaterimburgo, Alba Torrens (Binissalem, 1989) atiende a DIARIO de MALLORCA. Con reposo, «algo de cansancio» y la «satisfacción» que dice, sigue reportándole su sexto título continental de clubes.

Vivido «con los mismos nervios» de siempre y celebrado con «la misma ilusión», la alero mallorquina admite sentirse una verdadera «afortunada» por el simple hecho de haber podido hacer lo que más le gusta «en un año tan complicado para todos».

«Han sido unos días muy intensos y llevas un poco el cansancio acumulado después de tanto trabajo, pero todas las compañeras estamos muy contentas por lo conseguido y nos sentimos unas verdaderas afortunadas de haber podido disputar la Euroliga, aunque haya sido en unas circunstancias tan especiales», resalta la jugadora. «Si algún día no vivo esto con la misma ilusión con la que viví mi primera Euroliga, quizás habrá llegado el momento de dar un paso al lado, pero por ahora siento exactamente lo mismo. Quizás los nervios se combaten de otra manera, desde la experiencia, pero la ilusión es exactamente la misma», reconoce.

El Ekaterimburgo ruso, donde la de es Raiguer milita desde el año 2014, se proclamó este pasado domingo campeón continental de clubes. En una final burbuja, en la que se enfrentaban al conjunto español del Perfumerías Avenida, Alba Torrens reconoce haber tenido algún sentimiento encontrado antes de la disputa del partido. «Milité allí dos temporadas y tengo muchas amigas en el equipo, pero al final nosotras somos profesionales y nos debemos a nuestra oficio. Una vez empieza el partido, aparcar esas sensaciones y solo piensas en el rival», confiesa.

«No ha sido un año fácil», verbaliza: «De ahí que esta Euroliga quizás tenga un sabor especial». «Quizás lo más duro ha sido ganar el título sin contar con el apoyo de la afición. Yo soy de ese tipo de jugadoras que crea una conexión muy especial con el público y soy consciente de que esa unión es una de las partes más bonitas del deporte. Que haya gente alrededor te llena y, sin duda, ahora es lo que echas más en falta», admite.

"Esperemos que todo siga su curso y que podamos ir a los Juegos de Tokio sin ningún problema"

decoration

Torrens, que tiene un año más de contrato con el conjunto ruso, desvela que «pese a no poder hacer ningún acto de celebración con su afición», el calendario prácticamente les obliga a no tener un minuto de descanso. El sábado retoman la competición en la Liga Rusa y, si todo sale bien, estarán compitiendo hasta principios del mes que viene. Luego, habrá un punto y aparte. Alba aparcará la elástica del Ekaterimburgo para enfundarse la de la selección española. «Habrá algún día de descanso, pero inmediatamente hay que ponerse ya a pensar en el Europeo femenino con la selección. Es verdad que será un torneo especial, por toda la situación que se vive, pero la ilusión está y es de agradecer que el calendario siga vigente», reconoce.

Tras el Europeo, llega Tokio, donde Alba tiene puestas también todas sus esperanzas: «Unas Olimpiadas son siempre algo muy emocionante y todo el equipo tiene muchas ganas de que se celebren tras el chasco del año pasado. Esperemos que todo siga su curso y que podamos ir a Tokio sin ningún problema».

Desde el pasado verano, la jugadora de Binissalem no ha podido regresar a Mallorca, donde dice encuentra «una conexión» consigo misma, que no alcanza cuando está fuera de la isla. «La gente me habla de desconexión, pero para mí es justo lo contrario. Reecontrarte con familia y amigos me acerca más a mí. Es una forma de valorar más el camino y una manera de seguir creciendo. Espero tener unos días de descanso para poder aprovecharlos», relata. «Espero volver a hablar con vosotros pronto», se despide: «Será buena señal». Conociéndola, no hay ninguna duda. La llamada llegará más pronto que tarde.

Compartir el artículo

stats