Entrevista | Entrevista

Sexy Sadie: "Al principio nuestra imagen no nos importaba absolutamente nada"

El día 15 en el Teatre Principal d’Inca se proyecta ‘Naturalesa Morta’, la película de Lluís Prieto y Toti García que se estrenó en la última edición del Atlàntida Film Fest

Crónica de los 13 años de historia del grupo mallorquín, el documental se creó a partir del material inédito del bajista Pep Lluís Sampol, quien responde esta entrevista

«Uno de nuestros puntos fuertes es la amistad por encima de todo», defienden

Toni Toledo, Jaime García, José Luis Sampol y Miki Serra

Toni Toledo, Jaime García, José Luis Sampol y Miki Serra

Desde hace ya un tiempo Sexy Sadie únicamente actúa por motivos muy especiales.  

Así es, sólo actuamos puntualmente y por eventos especiales, lo hemos hablado muchas veces, nuestra intención no es volver a sacar discos ni hacer giras sino simplemente reunirnos de vez en cuando, disfrutar del momento y de las fiestas. Si tuviéramos 20 años menos seguramente seguiríamos haciendo discos, y giras, pero las situaciones personales de cada uno han cambiado. Todos tenemos un trabajo, familia y es muy complicado combinarlo todo. El hacer algún concierto al año nos resulta mucho más sencillo.

¿Cómo se diseña un repertorio como el de Inca entre tanta canción? 

Pues analizamos el evento en el que actuamos, luego, de los seis discos que tenemos, hacemos una lista de las canciones y entre todos votamos las que nos apetece tocar. También tenemos en cuenta el gusto del público y las que tenemos más frescas de conciertos anteriores. Creo que nunca hemos tenido ningún problema a la hora de hacer el setlist, siempre ha habido quorum.

Sexy Sadie, en sus primeros años

Miki Serra, José Luis Sampol y Jaime García / .

¿Nunca se han sometido a la dictadura de un líder, como sucede en muchísimos grupos?

(risas) ¿Dictadura? ¡Qué va!, para nada. El cantante siempre ha sido el foco principal y todas las miradas, entrevistas y demás siempre van dirigidas a él y desde fuera da la sensación de líder. En nuestro caso siempre ha sido todo muy democrático. Las decisiones tanto agradables como desagradables las hemos tomado entre todos, incluso a la hora de componer o hacer canciones siempre hubo colaboración y consenso. Creo que uno de los puntos fuertes de Sexy Sadie ha sido la amistad por encima de todo. Cuando comenzamos éramos cuatro grandes amigos que tocábamos para divertirnos y era muy difícil que no hubiera una convivencia excelente. Evidentemente un grupo de música es como cualquier matrimonio o familia con sus más y sus menos, con discusiones y alegrías. Durante todos estos años hemos viajado mucho y compartido muchas cosas, hubo abandonos, despidos de algunos miembros de la banda y posteriormente hemos seguido mantenido la amistad y de hecho nos vemos de fiesta, en reuniones o seguimos haciendo algún concierto. Hemos tenido una convivencia muy sana y feliz durante todos estos años, está claro que como en cualquier relación cuanto más tiempo pasábamos juntos, pues había más desgaste y más roce. Seguramente si actualmente hiciéramos un disco y una gira de 60 conciertos nos tiraríamos los trastos y duraríamos dos días, aunque al día siguiente nos llamaríamos para volver a reunirnos. Nos conocemos demasiado y nos respetamos pero cuanto más años tienes ya sabes igual, eres menos tolerante.

¿Por qué imagen le gustaría fuera recordado Sexy Sadie? 

Por la de un grupo de amigos que hizo muy buena música, transmitiendo buen rollo, que la gente se lo pasaba muy bien cuando iba a vernos y que fuimos una pequeña banda sonora de sus vidas.

¿Cuál era vuestro festival preferido?

Benicàssim.

Imagen del cuarteto original de Sexy Sadie

Imagen del cuarteto original de Sexy Sadie / .

¿Qué concierto siempre permanecerá en su memoria?

Bueno, aquí tengo que diferenciar por público y por compartir escenario con grupos importantes. El festival de Benicàssim del año 2000 fue el que más nos impactó, ya que tocamos delante de 20.000 personas, era levantar la cabeza hacia el público y no se veía cuando acababa la gente, fue muy emocionante e inolvidable. Creo que es una de las mayores emociones que hemos podido vivir, fue acojonante. Y te menciono dos conciertos más porque fueron los que compartimos escenario: con REM, que incluso nos dedicó una canción, Placebo, Hole y otros en el festival Gutiérrez de Madrid; y otro que hicimos solos con REM en Vigo, los teníamos de vecinos en los camerinos, un lujazo.

¿Cuáles fueron los momentos más duros?

El abandono de Miki Serra, ya que con él fundamos el grupo y es uno de nuestros mejores amigos, además de ser uno de los cantantes y compositores de la banda. Ese momento fue un punto de inflexión ya que nos llegamos a plantear un cambio de nombre y muchas otras cosas.

¿Qué recuerdos guardan de su primer videoclip, el de ‘In the Water’?

Pues los de un niño pequeño al que le hacen el regalo de su vida. Era nuestro primer videoclip, nos lo hacía un amigo nuestro Tuyi (Luis Ortas) y lo grabábamos en Mallorca, estábamos entusiasmados y flipando al poder hacer un vídeo propio de una canción nuestra que tendría salida por la TV. Creo que fueron dos o tres días grabando, algunas escenas en el local de Son Ferriol donde vivía Tonet (Toni Toledo), otras que grabaron a Jaime en las rocas del Molinar junto al mar y recuerdo que hubo un día en el que no pude acudir porque tenía un exámen en la universidad y me sustituyó Joan Vich poniéndose un casco de moto para que no se viera que faltaba el bajista. Incluso esta chorrada le dio un toque gracioso. También hay unas imágenes que grabamos nosotros mismos en una piscina que al final no las pusieron en el videoclip y salen en el documental. Todos guardamos un agradable recuerdo de nuestros videoclips, pero el de In the water siempre será de los más especiales por ser el primero.

¿Qué valor le han concedido a la imagen los integrantes de Sexy Sadie?

Al haber pasado por varias etapas cambia mucho la concepción que teníamos al principio en la cual la imagen no nos importaba absolutamente nada, salíamos como salíamos a pasárnoslo bien, tocar nuestras canciones y fiesta. En los primeros años nuestra imagen y directos eran muy malos pero con mucha energía y fuerza. Pasan los años y te vas dando cuenta que la imagen es muy importante y hay que cuidar los conciertos, creo que Jaime fue uno de los primeros en darse cuenta y evidentemente esto se contagió, nos pusimos las pilas para tocar en directo y creo que llegamos a conseguir un muy buen sonido y una buena imagen. Aunque he de decir que no hemos sido un grupo muy disciplinado a la hora de ensayar y preparar conciertos, creo que por lo normal la mayoría de grupos se lo curran o son mucho más profesionales que nosotros.

Sexy Sadie, icono del indie patrio

Sexy Sadie, icono del indie patrio / .

No es esta vuestra primera película. ¿Qué relación habéis mantenido con el cine?

La primera película donde nos ofrecieron poner nuestra canciones como banda sonora fue Killer Barbys (Jess Franco, 1996). Al director Jess Franco le gustaba mucho nuestra música y acabábamos de sacar el disco Onion Soup, le encantó y utilizó muchas canciones de ese disco para su película, fue todo rodado, no tuvimos que componer la banda sonora de la película, el directamente la escogió de nuestro disco. Pasado un tiempo tuvimos la oportunidad de poner una canción (Needle Chill) en la película Cuernos de Espuma (Manuel Toledano, 1998) de hecho el modus operandi fue diferete a Killer Barbys ya que llamaron a Jaime para ver si podíamos componer y grabar un tema y si les gustaba la incluirían como banda sonora. Otra película en la que pusimos una canción (Days of Love) fue Nadie Conoce a Nadie (Mateo Gil,1999) y más adelante cuando ya estaba disuelto el grupo nos pidieron permiso para utilizar la canción The Tripper para Shevernatze, una epopeya marcha atrás. (Pablo Palazón, 2007). Además de tener canciones para bandas sonoras de cine tuvimos la oportunidad de poner canciones para algunos anuncios como el anuncio del Renault Scenic (canción Someone like you, en el programa de Lo + plus The Tripper...) Son cosas que no nos imaginamos nunca que llegarían a suceder, y que en ese momento alucinamos que nos pasara. ¡Bestial!