Beethoven, Grieg y Prohens, una cita musical

Esta tarde en Sant Felip Neri (20h), la soprano Cristina van Roy y el pianista Joan Roig, interpretan canciones de tres compositores de épocas y estilos muy diferentes

Joan Roig y Cristina van Roy. | P. ESTELRICH

Joan Roig y Cristina van Roy. | P. ESTELRICH / Pere Estelrich i Massutí

Pere Estelrich i Massutí

Pere Estelrich i Massutí

Con el ciclo Sechs lieder opus 48 de Edward Grieg, Cristina van Roy y Joan Roig iniciaran el recital que esta tarde presentan en Palma y en el que, además de obras del repertorio universal ofrecerán seis piezas para voz y teclado de Josep Prohens, el compositor de Felanitx que fue director del Conservatorio.

Para Roig, «es un deber para todo músico de la isla, dar a conocer las obras de nuestros compositores, situándolas, como en esta propuesta, junto a los consagrados». Y añade van Roy: «para mi es un auténtico reto poder cantar obras creadas aquí, un reto y un valor añadido a toda propuesta de concierto».

Si bien el dúo Roig/van Roy ya ha ofrecido anteriormente cuatro de esas canciones del compositor mallorquín, en el recital de esta tarde incluyen otras de nueva creación. «Teníamos en repertorio el ciclo de Canciones para soprano y piano sobre textos de Bécquer, pero para esta sesión hemos añadido dos nuevas obras que Prohens ha escrito sobre textos de Damià Pons i Pons», añade el pianista.

Preguntados sobre el hecho de poder contar con el compositor a la hora de preparar el concierto, los dos, pianista y soprano, coinciden en que sí se trata de un valor añadido. «Para mi», afirma Cristina, «lo importante ha sido el nivel de confianza que Prohens ha depositado en nosotros. Él nos escuchó en la Setmana de Música de Felanitx y se emocionó de nuestra versión; ¿puede pedirse más? ¿No es esa una señal que lo que hicimos coincide totalmente con su criterio?». Para Roig, «Prohens es además de amigo, un referente. Es muy exigente con la interpretación de su obra, pero a la vez sabe aceptar ideas que los pianistas podemos darle; exigente sí, pero amoldable, cosa que no se puede decir de todos los compositores».

¿Cómo conjugan esos tres nombres, Beethoven, Grieg y Prohens?

Es Roig quien contesta: «Pues cada uno aporta su manera de ser y de componer. El programa no lo hemos elaborado siguiendo una temática concreta, aunque sí sigue unas pautas cronológicas y de estilo, pasando de esa Adelaide beethoveniana, una canción llena de deseo y que es un torrente de anhelo transformado en música a ese canción romántica, El secreto del ruiseñor, en el que el compositor noruego explica un amor secreto con un pájaro como cómplice, pasando por ese Poema incert de Prohens en el que Damià Pons indica que «El poema és incert quan arranca el bolígraf/ començant un viatge sense nord ni destí».