El 25º aniversario del dúo

Estopa, ante su gran reto: nueva canción y "conciertos históricos" en el Estadi y el Cívitas

Las entradas para ambos conciertos ya están a la venta en cinco gamas de precios, de 40 a 65 euros más gastos

Jose y David Muñoz, Estopa, en Sant Feliu de Llobregat el pasado 28 de noviembre.

Jose y David Muñoz, Estopa, en Sant Feliu de Llobregat el pasado 28 de noviembre. / FERRAN NADEU

Jordi Bianciotto

Para Estopa, el mejor modo de preparar el camino a su 25º aniversario, a celebrar el año que viene, es regresando a la rumba pura y dura, cálida y eléctrica, y con un texto que abre la puerta a una doble interpretación. "El día que tú te marches / no sé qué voy a hacer / te buscaré en todas partes / Si no te encuentro, me perderé", empieza diciendo esta canción que vio la luz a medianoche del jueves y que marca el camino al álbum que el dúo publicará en marzo, ‘Estopía’. 

Jose y David Muñoz, Estopa, en el suelo de su estudio de grabación, este 28 de noviembre.

Jose y David Muñoz, Estopa, en el suelo de su estudio de grabación, este 28 de noviembre. / FERRAN NADEU

¿Una canción de amor? “A bote pronto, sí, sobre un amor que se va”, observa David Muñoz. Pero hay más. “En realidad, es sobre el miedo a la pérdida, y en concreto, a la inspiración, que el día que se marche…, ¿qué va a ser de nosotros?”. Ayuda a entender ese mensaje el video en el que David y Jose se mueven por una nave industrial decorada con motivos que evocan episodios de la historia de Estopa: del Seat Panda al cerdo de ‘Destrangis’, la persiana medio bajada del tercer disco, la bombilla de ‘2. 0’… “Motivos ‘estópicos’”, recreados con la ayuda de la IA, que recuerdan que la inspiración siempre los ha acompañado. O casi. “Quedarte seco es el miedo ancestral y es el que más veces nos ha visitado”, confiesa David. “Ya desde que hicimos la primera canción y no sabíamos si seríamos capaces de hacer otra”. 

El eco de ‘Perros callejeros’

‘El día que tú te marches’ nos indica, apunta Jose, “cuál el color que más predomina el disco”, es decir, el rumbero con todas sus tonalidades. “Rumba catalana, madrileña, flamenca… Rumba muy nuestra, de Cornellà”, resume David. Aquí, con “guitarras ‘tarantinescas’ y un ‘riff’ de Antonio García de Diego que me vuelve loco”. Ciertamente, el tema, con su crudeza y su wah-wah guitarrero, tiene algo de aquella rumba quinqui de los años 70. “Es un poquito ‘Shaft’, sí. Rumba ‘perros callejeros’”. Jose añade que en los coros desatados de Chonchi Heredia tuvo en mente “las voces de las primas de Los Chichos, que completaban el sonido”. 

Coincidiendo con esta novedad, Estopa pone en marcha la maquinaria de su vuelta a los escenarios. Arrancarán en abril en las Américas (conciertos en Miami, Caracas, Lima, Santiago de Chile y Buenos Aires), y luego saltarán a España, donde afrontan los conciertos más multitudinarios de su historial en el Cívitas Metropolitano, de Madrid (22 de junio de 2024), y el barcelonés Estadi Olímpic (10 de julio). 

Hasta ahora, su mayor convocatoria había sido en La Rosaleda, Málaga, en 2004, con 40.000 personas. Ahora serán 55.000 y 56.000, respectivamente. Ningún artista español ha llenado en solitario el estadio de Montjuïc (de hecho, nadie se ha atrevido a intentar tal hazaña). Porque van a llenarlo, ¿verdad? “Bueno, Madonna no lo llenó e igualmente se veía bonito”, desliza un precavido David, antes de reaccionar: “¡Pero nosotros lo vamos a llenar!”. ¿Alguna duda sobre cómo hacer llegar sus canciones y su alma a las gradas más lejanas? “Habrá que reescalar el sonido”, advierte Jose. Para David, todo es más fácil. “Le metemos caña y ya está”.

Entrevista a Estopa, camino a su 25º aniversario

FERRAN NADEU

Las entradas para ambos conciertos ya están a la venta en cinco gamas de precios, de 40 a 65 euros más gastos. No habrá zonas ‘vip’, ‘gold experiencie’, ‘premium’ o similar. “Zona vip, de estar los pijos delante tomándose una copa, eso no habrá. ¡Muerte a la zona vip!”, asiente David. Se avecinan así sendos “conciertos históricos”, vislumbran ambos. Jose invoca al sabio: “como dice mi sobrino, hay que crear recuerdos, y la mejor manera es haciendo cosas guapas”.