Antoni Garau, director del nuevo Centro Internacional de Fotografía en Llucmajor: «Había la posibilidad de que el archivo de Toni Catany se fuera a Francia»

La entidad, que se presenta este sábado, exhibirá la obra del fotógrafo mallorquín y prevé establecer relaciones con más instituciones culturales

Antoni Garau, director del Centre Toni Catany. |

Antoni Garau, director del Centre Toni Catany. | / P. DENGRA

Redacción

El Centre Internacional de Fotografia Toni Catany, en Llucmajor, cuyas obras comenzaron hace casi cinco años, se inaugurará este sábado por la tarde y a partir de este domingo podrá ser visitado por el público. «Tenemos vocación de lo local a lo universal», relacionando el universo del fotógrafo mallorquín con otras disciplinas y otros artistas internacionales, como Michael Kenna, que asistirá a la apertura, explica Antoni Garau, director de este centro.

La inauguración del centro de fotografía se produce meses antes de que se cumplan diez años de la muerte repentina del fotógrafo, Premio Nacional de Fotografía, a causa de un infarto y nueve de la creación de la entidad que gestiona su obra. «Si no hubiésemos hecho la Fundación y el centro, había la posibilidad de que el archivo de Toni Catany se fuera a Francia», advierte Garau, quien recuerda que Catany llegó a ser Caballero de la Orden de las Artes y las Letras en el país vecino.

Ese fondo al que se refiere Garau está compuesto por «180.000 negativos, 15.000 copias en papel y 5.000 publicaciones especializadas en fotografía, además de colecciones de fotos de otros autores y fotografías antiguas», menciona el director del Centre Catany. No todo está ya en Llucmajor, la previsión es que a lo largo de este año se traslade la totalidad de materiales al nuevo centro, una vez que se haya completado el equipo que trabajará en el centro.

Este centro internacional está situado en el espacio que ocupaban las casas de Toni Catany y de Tomàs Monserrat en Llucmajor y se presenta con la exposición Transferències, en la que se podrá comprobar la conexión de la obra del fotógrafo con la música, la pintura, la fotografía, la danza, la arquitectura (el arquitecto Josep Lluís Mateo es el creador del edificio), el cine y la poesía, una muestra que se irá completando con jornadas especializadas sobre esas disciplinas, comenta Garau.

Esta primera exposición contará con unas 80 obras entre fotografías, carteles, vinilos, proyecciones y publicaciones que reflejarán esas trasferencias entre el trabajo de Catany y el de otros artistas.

Para Antoni Garau es muy significativa la presencia de Michael Kenna en la inauguración de este sábado. Como reflejará una segunda exposición que se podrá ver, entre Catany y el fotógrafo británico «había confluencia en cosas que iban más allá de Venecia, que fascinaba a los dos». En total habrá seis ejes en esta exposición, compuesta por 70 fotografías de Kenna y 35 de Catany, que reflejarán naturaleza muerta, las estatuas, el desnudo, el sudeste asiático, Mallorca (de la que se mostrará una serie inédita del inglés) y la ya mencionada ciudad italiana. Esta muestra «es muy importante porque marca una manera de cómo queremos trabajar», comenta Garau.

Convenio con el Govern

Este pasado jueves, el Govern se convirtió en patrón de la Fundación Toni Catany y se firmó un convenio por diez años, con el que el Ejecutivo aportará una cantidad máxima de 500.000 euros anuales entre los años 2024 y 2032. «Lo importante era llegar a este convenio y comenzar», asegura Garau.

Pese a esta aportación económica, a la que hay que sumar la del Consell y la del Ayuntamiento de Llucmajor, el centro buscará otras vías de financiación para llevar a cabo más proyectos. «Tenemos que intentar llegar a muchos sitios. El nombre de Toni Catany es importante y hay que establecer relaciones con otros centros que en estos momentos están en activo».

A partir de ahora se seguirá trabajando como la Fundació Toni Catany ha hecho durante los últimos nueve años, remarca Garau.