Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pilar Perea
Pilar Perea Filóloga

«Todo diccionario debería tener su propia versión en internet»

La filóloga catalana dirige el proyecto de digitalización del Diccionari Alcover-Moll

Pilar Perea, ayer, en el Consell de Mallorca. | GUILLEM BOSCH

El Diccionari català-valencià-balear tuvo el año pasado 6.883.697 entradas en su versión digital. El nuevo proyecto de digitalización, que quiere seguir la estela del realizado en 1999, quiere ir más allá y contará con el apoyo económico del Govern, con 90.000 euros en 3 años.

¿Cuál es el objetivo principal de esta iniciativa?

Dar a conocer la parte interna del diccionario para que la gente pueda buscar autores, una localidad o una secuencia de palabra. Queremos que la gente utilice el diccionario de forma más amplia y profunda, así como recuperar los elementos internos. El diccionario no sufrirá cambios ni reconfiguraciones, pero sí queríamos que la gente pudiera acceder a todos los contenidos porque creemos que es algo fundamental. La experiencia de explotar informáticamente el diccionario es ambiciosa, aunque siguen faltando recursos.

¿Esta digitalización supondrá un cambio cualitativo para los ciudadanos?

Absolutamente. Cuantas más facilidades das, más probabilidades hay de que decidan usar tu herramienta. Tenemos diferentes tipos de personas que pueden acceder al diccionario, desde los estudiosos que buscan información sobre diferentes temas hasta los ciudadanos con interés por conocer más acerca de ciertas palabras o las apariciones de sus pueblos en el diccionario.

¿Han encontrado grandes problemas?

No, porque la obra tiene una estructura muy marcada y clara. Eso facilita los procedimientos. Donde sí hemos tenido dificultades ha sido en la logística y en los aspectos económicos. Somos conscientes de que es una obra de gran importancia en Balears y que afecta al dialecto. Si todos creemos en esto, deberíamos contar con más dinero para hacerlo posible. Considerar que vale la pena dedicar una partida importante a esta labor. Es una obra que recoge las variedades dialectales de una lengua, por lo que todos se podrán ver reflejados.

¿Qué puede suponer este proyecto de cara al futuro?

El diccionario no es anónimo porque pertenece a dos autores concretos y está hecho en un contexto histórico concreto. Esto permitirá que los ciudadanos conozcan sus trabajos. En el catalán hay mucha variedad dentro de una misma lengua. Si la gente tiene conciencia de todo esto y puede acceder fácilmente a los contenidos, será un gran éxito. Tener conciencia de las palabras, aunque algunas ya no se utilicen.

En ese sentido, ¿todo diccionario debe estar en internet?

Algunos editores protestarán porque no saben qué pasará con el papel, pero yo diría que todo diccionario debería tener su propia versión más o menos completa en internet. Cada diccionario es diferente porque pueden tener 150.000 entradas o millones. Muchas publicaciones de revistas académicas están en internet, algunas de pago. Pueden poner peajes, pero en el caso del Diccionari català-valencià-balear yo soy partidaria de que no los haya.

Compartir el artículo

stats