Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paul Simonon, bajista de The Clash, visita la Fundació Miró de Palma

En Son Abrines se entregó al rock de los Pullman

Paul Simonon, de los Clash (segundo por la izquierda), con los Pullman de Joan Punyet Miró, al fondo, guitarra en mano.

Paul Simonon, de los Clash (segundo por la izquierda), con los Pullman de Joan Punyet Miró, al fondo, guitarra en mano.

El bajista de The Clash, Paul Simonon, visitó el pasado jueves la Fundació Miró, con un proyecto expositivo bajo el brazo, y acabó en Son Abrines entregado a la música de Pullman, el grupo que lidera el nieto de Joan Miró, Joan Punyet.

Simonon, que posee una residencia en Deià, donde pasa largas temporadas en compañía de su esposa Serena Rees, fue el único miembro que tocó en los Clash desde su formación en 1976 hasta su adiós definitivo en 1986. Icono del punk y protagonista de una de las portadas más reproducidas de la historia, la del disco London Calling, en el que se le ve, retratado por Pennie Smith, rompiendo su bajo, tiene otra faceta, al margen de la musical, la de artista plástico. Ese es el motivo que le ha llevado hasta la Miró, para presentar un proyecto de artistas-pintores que también incluiría trabajos de David Bowie, Viggo Mortensen y Ronnie Wood (Rolling Stones).

La visita concluyó escuchando a Pullman, el grupo musical que ha formado Joan Punyet Miró, al que se podrá ver en Ses Voltes el próximo 12 de junio. Solomon, que con los Clash cantó contra el racismo, el fascismo y el capitalismo salvaje, y que en 2011 pasó dos semanas en una celda tras protestar junto a ecologistas de Greenpeace contra una torre petrolera en Groenlandia, conectó de inmediato con los Pullman, banda que también alza su voz en favor del medio ambiente. «Estuvo viendo el ensayo que hacíamos y según nos confesó, le gustamos», aseguran los Pullman.

Compartir el artículo

stats