Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una escultura de Amparo Sard se instalará en la zona cero de la riada de Sant Llorenç

El Ayuntamiento del municipio de Llevant afectado por la ‘torrentada’ de 2018 adquiere a través de un convenio con la Fundació La Caixa una pieza en aluminio de la artista mallorquina

'Help', una escultura a la solidaridad.

'Help', una escultura a la solidaridad.

Amparo Sard perfiló y ejecutó dos enormes manos, una sobre la otra, en lo que fue el kilómetro cero de la tragedia que arrasó en 2018 Sant Llorenç des Cardassar. Unas manos que simbolizan la ola de solidaridad que se produjo en Mallorca con el municipio de Llevant. «Qué mejor obra que ésta para que se coloque a modo de homenaje en una de las zonas más afectadas por la inundación», reflexiona el alcalde llorencí Mateu Puigròs, quien está a la espera de que se formalice un trámite administrativo para cerrar la adquisición de la obra artística, una escultura que ha podido comprarse a partir de un convenio firmado con la Fundació La Caixa. «El millón de euros que donaron se ha destinado básicamente a la adquisición de fincas urbanas que antes eran edificables y ahora, a partir de una modificación puntual, han quedado clasificadas como zonas verdes públicas que no admiten ninguna construcción. En el convenio se recogía que para recordar esta donación y la solidaridad de los voluntarios debía quedar algún símbolo de ello en el municipio», explica a este periódico el alcalde. «Y ese acto simbólico es la pieza de Amparo Sard, una artista internacional que es de la zona, Son Servera, y que precisamente tiene su estudio en Sant Llorenç. Pensamos que estas manos encajan bien en esta simbología de la solidaridad», señala.

Amparo Sard. m.elena vallés. palma

Puigròs reveló también que la pieza se instalará en la calle Lepant. «Precisamente, hay un proyecto de obras de adecuación de varios solares que están en la zona de esta calle y que fueron de los más castigados por la riada. Está previsto que a finales de junio estén listas estas obras. Lo ideal serían hacer coincidir su inauguración con la de la escultura de Sard», comenta el primer edil, quien cree que a finales de mes o a principios de junio podrá materializarse en el pleno municipal la declaración de hijo adoptivo de Rafel Nadal.

La pieza de Sard es una escultura de aluminio que pertenece a la serie Help. Las medidas son 140 x 180 x 130 centímetros. La artista ha empezado a trabajar en los últimos tiempos en cómo han evolucionado las reacciones de las personas en la sociedad, «donde todo se percibe como si se tratara de una película de ciencia ficción y apenas hay movilización ante las desgracias ajenas». Por este motivo, es muy interesante esta obra, considera, «porque, después del desbordamiento del torrente que afectó a Sant Llorenç en octubre de 2018, la reacción comprometida de los mallorquines fue especialmente emocionante». Esas manos gigantes, pesadas e inmóviles -que crean cierta tensión en el espectador- son un tributo «para recordar el amor y el cariño que todos los vecinos de la isla tienen al pueblo, para recordar cómo lo demostraron mano con mano, aliviando la angustia de los residentes, así como para recordar a las personas que dejaron de estar con nosotros».

Las ‘manos’ de Amparo Sard se instalarán en la zona cero de la riada de Sant Llorenç m.elena vallés. palma

Los astros se alinearon para que la artista creara esta pieza el año pasado en un espacio de Sant Llorenç que fue afectado por la torrentada. «Yo estaba buscando otro lugar diferente a mi taller de Son Servera. Al entrar por primera vez en este nuevo estudio, vi los restos de la riada en la pared, vi la marca que dejó el paso del agua», relata. La escultura la realizó primero en materiales menos densos como el porexpán. «La enviamos luego a la Fundición Magisa, en Madrid, para hacerla en aluminio», comenta.

El trabajo de Sard es una constante investigación que gira en torno al funcionamiento de la conciencia humana y la imagen, y de cómo esa imagen consigue hoy trascender en la era de las tecnologías y las fake news. «El artista, que necesita transmitir una determinada verdad, lo tiene hoy complicado, pero lo consigue utilizando imágenes que despiertan nuestra intuición», considera.

Compartir el artículo

stats