Cinco mujeres se alzaron ayer con un Premi Ciutat de Palma en una de las ediciones más paritarias que se recuerdan de los galardones culturales más importantes de la isla. Unos reconocimientos que distinguieron también numerosos proyectos de mirada local, con temáticas sobre Palma y la cultura propia de la isla.

Si bien los premios literarios recayeron en autores, el de novela fue para el escritor Miquel Horrach Munar por Set dies y el de poesía para Albert Garcia por El coure sota el Hudson, en muchas de las otras modalidades predominan los nombres de mujer, en concreto conquistaron tres: audiovisual, investigación y música. Aunque es cierto que si la contabilidad de premiados se hace por modalidades y no por personas, los hombres siguen dominando, con cinco categorías. Ellos se llevaron también las mejor dotadas económicamente.

Empezando por ellas, la manacorina Joana Gomila y Laia Vallès se alzaron con el Bonet de Sant Pere de Música por el disco Paradís, «de una excelente calidad artística», según el jurado.

El documental sobre Dorothea Bate de las directoras, productoras y guionistas mallorquinas Núria Abad y Marta Hierro (MOM Works) logró el premio de Audiovisuales. La película cuenta con la participación de Lluís Ozonas en las animaciones y de la ilustradora Elisa Martínez, colaboradora de DIARIO de MALLORCA.

Obra de Gonzalo Elvira.

También una mujer ganó el Ciutat de Palma de Investigación. Se trata de la periodista y guionista mallorquina Laura Jurado con el proyecto Gitanos. Història itinerant d’una ciutat i una illa. El objetivo del trabajo es construir una primera aproximación en la investigación del pueblo gitano en Palma.

El colectivo Banana-Ros fue galardonado con el de artes escénicas por Guaret, a partir de la poesia de Damià Huguet.

El Antoni Gelabert d’Arts Visuals, que este año no ha estado exento de polémica por la exclusión de Alicia Framis de la exposición de los finalistas, recayó en el artista argentino residente en Barcelona Gonzalo Elvira.

El de Còmic premió el talento mallorquín de Gonzalo Aeneas y Enric Pujadas por Las olimpiadas del sufrimiento.

En las nuevas modalidades convocadas, gastronomía y periodismo, ganaron, respectivamente, Tomeu Arbona del Fornet de la Soca y el programa Zoom de IB3 TV por el reportaje Menors, risc i protecció.

Los jurados hicieron también menciones especiales en los premios de este año, que simplemente se anunciaron y no se celebraron con una gala (se ha aplazado al 27 de mayo) por la situación sanitaria. En la categoría de música, recibieron dichas menciones Missa del descreure de Miquel Brunet, Nuredduna de Magí Garcias o Músiques de Mallorca de U Camp de l’Oca. Las Hermanas Picohueso también obtuvieron un accésit por Excalibur... En audiovisuales, Carles Bover también fue reconocido por Destrucció creativa d’una ciutat. Y en periodismo lo fue Ciutat confinada de Cati Moyà, pieza emitida en La Gran Vida de IB3 Ràdio. Bàrbara Duran, Laura Miró y Gabriel Ensenyat fueron los accésit en la categoría de investigación.