01 de mayo de 2020
01.05.2020
Diario de Mallorca
Festividad

Diez libros que hablan de madres para el Día de la Madre

La maternidad es uno de los temas clásicos de la literatura, que resurge a principios de cada mayo

01.05.2020 | 11:54
Elvira Lindo en una imagen de archivo.

Las relaciones entre madres e hijos, la maternidad, es uno de los temas clásicos de la literatura que se hace más vigente que nunca a principios de cada mes de mayo, cuando se acerca la celebración del Día de la Madre.

Las siguientes son diez propuestas de novelas que hablan de madres y de hijos:

'El verano que mi madre tuvo los ojos verdes', de Tatiana Tibuleac (Impedimenta). "Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. (...). La habría matado con medio pensamiento". A pesar de este duro inicio, esta historia está llena de poesía. Una novela sobre la muerte, la redención, la maternidad y la reconciliación.

'Apegos feroces' de Vivian Gornick (Sexto Piso).- Memorias de esta autora norteamericana, una de las voces más reconocidas del feminismo. Gornick, una mujer madura, camina con su madre, ya anciana, por las calles de Manhattan, y en el transcurso de esos paseos llenos de reproches, de recuerdos y complicidades, va desgranando el relato de la lucha de una hija por encontrar su propio lugar en el mundo.

'Tú no eres como otras madres', de Angelika Schrobsdorff (Periférica y Errata Naturae).- La autora recons­truye la vida real e inconformista de su madre, una mujer nacida en una familia de la burguesía judía de Berlín, liberada de los prejuicios de su tiempo y deseosa de casarse con un artista. Tendrá tres hijos de tres padres diferentes, fiel a las dos promesas que se hizo de jo­ven: vivir la vida con la máxima intensidad y tener un hijo con cada hombre al que amara.

'Boulder', de Eva Baltasar (Literatura Random House).- Protagonizada por una mujer solitaria que se gana la vida como cocinera en un viejo barco mercante en medio del océano hasta que decide abandonará el mar para irse a vivir con otra mujer, Samsa, a Reikiavik, donde acabará implicándose en la gestación asistida de una pequeña. Una historia en la que la autora explora los límites entre el sexo y el amor, la maternidad y la libertad, lo animal y lo humano.

'Corazón que ríe, corazón que llora', de Marysé Condé (Impedimenta).- A caballo entre la lágrima y la sonrisa, esta novela es la conmovedora memoria de la infancia de la autora antillana, Premio Nobel alternativo de Literatura de 2018.

'Mi madre', de Yasushi Inoue (Sexto Piso).- Historia de los últimos años de la madre de este escritor japonés, a la que la senilidad hizo que fuera olvidando su vida. Su hijo recogió de forma delicada su declive en unas emotivas páginas en las que muestra su amor hacia ella y la fragilidad del ser humano.

'A corazón abierto' de Elvira Lindo (Seix Barral).- Esta novela relata la historia de amor de los padres de la autora, una apasionada y tormentosa relación y cuenta cómo la personalidad desmedida de él y el corazón débil de ella marcaron el pulso de la vida de toda la familia, en un homenaje a la generación de los niños de la guerra.

'Una madre', de Alejandro Palomas (Siruela)- Una madre de 65 años logra ver cumplido su sueño de reunir a toda la familia para cenar en Nochevieja, una noche intensa, llena de secretos y mentiras, de mucha risa y de confesiones . Sabe que es el momento de actuar y no está dispuesta a que nada la aparte de su cometido.

'La mitad de la noche', de Mayra Montero (Tusquets).- Un día de playa en un Biarritz de 1926, Magdalena Laparra coge a sus dos hijos y entra en el mar con la intención de ahogarse. Su hijo pequeño muere pero la niña de 7 años consigue escapar. Muchos años después la superviviente regresa al lugar para buscar respuestas a lo que hizo su madre.

'Hijas del Norte', de Sarah Hall (Alianza Editorial).- Considerada una de las mejores novelistas jóvenes del Reino Unido, esta novela distópica se ambienta en una Inglaterra desconocida, un país casi inundado, con los recursos controlados por el gobierno, y guerras en varias partes del mundo. En un escenario de precariedad y extenuante trabajo industrial, la Autoridad insiste en que todas las mujeres lleven dispositivos de contracepción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook