Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómic

Cosacos y nazis

Dibujo clásico y un ritmo contenido para una dramática historia ambientada al final de la Segunda Guerra Mundial

Cosacos y nazis

La guionista, una belga que vivió durante una década en la Unión Soviética, explica en la entrevista que se recoge al final de este integral cómo la conmovieron los testimonios de los represaliados por el régimen. Gente corriente que se encontraba por la calle y que le permitió descubrir la verdadera cara del supuesto paraíso comunista. Mientras algunos profesores universitarios se esfuerzan, aún hoy en día, en negar episodios como la tragedia del hambre en Ucrania, mientras justifican el gulag como algo necesario para la industrialización del país, la autora explica que «ya no se trataba de historias leídas en los libros, sino de tragedias vividas por mis amigos». Una conferencia le señaló cual iba a ser el relato con el que recordaría aquellos dramas. Se trataba de un tema incómodo: los cosacos que se aliaron con Hitler frente a Stalin. Como grupo étnico siempre han tenido fama de salvajes, de tipos violentos al límite de lo humano y por tanto su asociación con el nacionalsocialismo resulta tan natural como despreciable. La guionista asegura que parte de esa fama es legendaria, que tenían valores que nunca aparecieron en libros ni películas. Pero no insiste en ello en su guión, centrado en los sucesos que tuvieron lugar al acabar la guerra.

Antes de avanzar un comentario para el envoltorio del cómic, una edición en un formato grande y agradable, con dibujos de Neuray en su cara más clásica y lineaclarista. El color ayuda a la creación de atmósferas y a redondear el tono de la historia. El grafismo quizás es en exceso contenido y a veces acusa cierta rigidez. Pero cumple con creces, permite al lector situarse en una trama compleja, con saltos temporales y numerosos personajes que envejecen y cambian de una secuencia a la siguiente. La parte gráfica nos lleva con habilidad de un escenario a otro y no son pocos, de la campiña inglesa a la taiga soviética pasando por otros muchos ambientes.

En el terreno argumental, se nos cuenta la historia de una traición. Los cosacos están bajo custodia de los ingleses, que han prometido darles protección. Pero, tras los acuerdos de Yalta, traicionan esa confianza y los dejan en manos de las tropas soviéticas. A la manera de los grandes dramas históricos de David Lean, la guionista entreteje lo personal y lo colectivo. Una de las cosacas se enamora de un inglés, que la deja embarazada. Ella tiene el hijo en cautividad mientras él, engañado, se casa con otra mujer, a la que no ama. A través de ese drama individual se nos va contando la tragedia de esos cosacos que han vuelto al corazón del imperio. Por el camino se nos recuerda que no siempre se pueden elegir los aliados, justificando la alianza con Hitler como la única posibilidad que los cosacos tenían para defenderse del agresor soviético. Las zonas grises que tan a menudo olvidamos.

NEURAY / LEMAIRE. Los cosacos de Hitler. Cartem Comics, 104 páginas, 24 €.

Todo es muy interesante y está contado con moderación, sin cargar las tintas innecesariamente. Quizás al final peca de cierta frialdad y la trama sentimental-amorosa contiene algunos aspectos discutibles. Pero el balance general es muy satisfactorio. Una obra mayor que aborda un tema poco explicado con el rigor y la seriedad que se merece. Esto es memoria histórica de la buena.

Compartir el artículo

stats