ÚLTIMO MINUTO
El TSJB levanta las medidas cautelares sobre túnel de Sóller y será gratis la próxima semana
100 años en 100 historias (1916-2016)

El partido más largo, y por la tele

11.12.2015 | 02:29
Stankovic encara al madridista Víctor, en el Lluís Sitjar, el 27 de octubre de 1997.

Desde hace unos años tenemos fútbol prácticamente todos los días, de lunes a domingo. Sin embargo, hace dos décadas era toda una novedad. Con polémica entre los aficionados por si se estaba pensando demasiado en las televisiones, el Mallorca debutó en lunes el 15 de septiembre con la visita del Sporting de Gijón, al que el conjunto rojillo goleó por 6-2. Sin embargo, la controversia iba a llegar más tarde, con la visita televisada del Real Madrid al Lluís Sitjar el 27 de octubre de 1997. Un encuentro con historia.

El partido comenzó el lunes y acabó el martes. Pasadas las nueve y media de la noche, dio inicio el choque, en el que Héctor Cúper puso como titulares a Roa, Olaizola, Iván Campo, Marcelino, Romero, Valerón, Stankovic, Mena, Engonga, Amato y Moya. Por parte del conjunto blanco jugaron Cañizares, Sanchís, Hierro, Roberto Carlos, Seedorf, Redondo, Víctor, Jaime, Amavisca, Raúl y Morientes. Solo unos minutos después del inicio del encuentro cayó sobre el césped del Lluís Sitjar una gran tromba de agua, acompañada de rayos, que provocó el apagón de los focos de una de las torres que iluminaban el estadio, con más de 24 mil personas llenando las gradas.

El árbitro Andradas Asurmendi tuvo que detener el juego en el minuto 43. Desde la megafonía se pedía a los aficionados que no se movieran de sus sitios para evitar cualquier consecuencia negativa, como que se produjeran montoneras de gente en las puertas de acceso al estadio. Apenas media hora después, volvió la luz y se pudieron jugar con normalidad los dos minutos que restaban hasta el descanso.

Ya en la segunda mitad, veinte minutos después de la reanudación hubo un nuevo apagón. Pero en esta ocasión no afectó a una torre, sino a la iluminación del estadio al completo. El colegiado volvió a detener el partido durante una media hora hasta que se restableció la luz artificial del Lluís Sitjar. El balón se puso en marcha de nuevo hasta el final del partido, ya en la madrugada del martes y sin movimientos en el marcador. El meritorio empate a cero ante el Real Madrid quedó empañado por los continuos apagones en el feudo bermellón. Las consecuencias fueron terribles para la imagen del Mallorca y su directiva lamentó las "penosas" condiciones en las que se jugó el encuentro. El apagón no hizo más que echar leña al fuego sobre el Lluís Sitjar, que cada vez estaba en peores condiciones y al que solo le quedaban un par de temporadas, hasta el estreno de Son Moix en 1999.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine