Tribunales

Navarro confiesa que conocía las amenazas a los escoltas del alcalde

El exconcejal de Seguridad de Palma dice al juez que no sabe si los hechos se investigaron

21.11.2015 | 02:45
El juez mantuvo la condición de imputado del exconcejal de Seguridad Ciudadana, Guillermo Navarro.

El apunte

  • Mintió a la prensa, pero no se atrevió a hacerlo ante el juez

    Desde que estallara el escándalo que afecta a la Policía Local de Palma, que se inició con el tema del amaño de las oposiciones, el político Guillermo Navarro no ha asumido nunca la más mínima responsabilidad, a pesar de que estos hechos tan graves se cometieron y se descubrieron durante su mandato. Y por ello no es extraño que volviera a negar lo evidente cuando este periódico le preguntó su versión sobre las amenazas que padecieron los escoltas de Mateu Isern. Repitió, una vez más que él no sabía nada, que nunca le informaron de ninguna irregularidad y, por tanto, no era responsable de nada. Pero ayer la situación era distinta. Quien le preguntó era el juez Penalva, que disponía de las declaraciones de los tres policías locales, que confirmaban que hablaron con Navarro sobre el incidente. Un imputado puede mentir para defenderse, pero la mentira suele tener consecuencias. Por ello, Navarro tuvo que confesar que conoció los incidentes que sufrieron estos policías. Sin embargo, parece que no mostró el más mínimo interés, porque reconoció que no volvió a interesarse por el tema, como si pintar dianas en los coches de los policías fuera un incidente que no mereciera su intervención.

Guillermo Navarro, exconcejal de Seguridad del Ayuntamiento de Palma, confesó ayer que conoció los episodios de amenazas que sufrieron los escoltas del exalcalde Mateu Isern. Confesión que contradice las manifestaciones realizadas a este periódico sobre la misma cuestión, en las que negó de forma rotunda saber nada sobre este episodio que habrían sufrido estos policías. Mientras a este periódico señaló que "en ningún momento tuve conocimiento de que estos policías hubieran sido amenazados", ayer ante el juez declaró todo lo contrario, es decir, reconoció que fue informado de estos hechos.

Por segunda vez, el exconcejal de Seguridad declaró como imputado en el juzgado de instrucción número 12 de Palma. El motivo de su citación fue que explicara qué decisión adoptó tras descubrir las amenazas que habían sufrido los escoltas del alcalde, a quienes Mateu Isern, al ser policías de su máxima confianza, les encargó que investigaran una serie de irregularidades dentro de la organización de la Policía Local de Palma. Esta investigación tuvo sus consecuencias contra estos escoltas. Sus vehículos particulares, que aparcaban habitualmente cerca del cuartel, aparecieron con pintadas en los parabrisas. Se dibujó una diana, dibujo que se interpretó como una amenaza por si continuaban indagando y buscando datos sobre la corrupción que afectaba a determinados policías locales de Palma.

Esta misma semana los tres agentes del equipo de escoltas de Isern declararon en el juzgado. Los testigos explicaron que habían redactado un informe, detallando cronológicamente las gestiones que hicieron sobre esta investigación. No solo sufrieron el episodio de las dianas pintadas en sus coches particulares, sino que escucharon como varios compañeros les dedicaron comentarios como "hay que sacar a esos putos rojos de la escolta".

El juez Manuel Penalva, a petición del fiscal Miguel Ángel Subirán, llamó ayer a declarar como imputado. A Navarro, asistido por el abogado Miguel Arbona, se le imputó por tener conocimiento de un delito y no haber hecho nada.

Navarro, que a su salida no quiso comentar el contenido de su declaración y se limitó a decir que había contestado a todas las preguntas, intentó desvincularse de este asunto.

A pesar de la gravedad que representa pintar dianas en los coches de unos policías que investigan a unos compañeros por prácticas corruptas, el exconcejal de Seguridad de Palma confesó al juez que no sabía si se había adoptado ninguna medida para investigar este incidente. Es decir, no se interesó por aclarar si los mandos de la Policía Local de Palma realizaron algún tipo de gestión interna para investigar los hechos que habría sufrido el grupo de escoltas de Isern y tampoco si se logró averiguar los nombres de los autores de estas amenazas graves.

En la declaración se le mostró el informe interno que han realizado los agentes amenazados, en el que realizan una descripción cronológica de los hechos.

En este informe se confirma que los tres policías pusieron en conocimiento de sus mandos la doble amenaza sufrida y también lo denunciaron en el juzgado de Palma. Pero no se limitaron a elaborar un informe escrito. Personalmente y, además, en varias ocasiones y en distintos escenarios, los escoltas le manifestaron al entonces concejal de Seguridad el tema de las dianas, sin que el responsable político hiciera nada para protegerles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine