Blog 
Mirada Exterior
RSS - Blog de María José Iglesias

Archivo

  • 27
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Aviones y hamburguesas

    “Es un honor para mí anunciar, en nombre de nuestro gran movimiento, que hemos roto el récord de todos los tiempos para las votaciones primarias del partido republicano en la Historia”. Así proclamaba Donald J.Trump su victoria como candidato del Partido Republicano a las elecciones presidenciales del próximo noviembre. A continuación colgó en sus redes sociales fotos de la “celebración” a bordo de su avión (es el primer candidato de la Historia que tiene vehículo aéreo propio), con patatas y hamburguesa de una conocida cadena, que en Estados Unidos se asocia a lo más barato.

    El mega millonario es como Julio Iglesias cuando cantaba aquello de “Soy feliz con un vino y un trozo de pan/y también como no con caviar y champán”. Ahora Mr. Trump está “very happy” con una nominación que puede llevarle a la victoria y a la Casa Blanca. El anuncio llega justo en uno de los peores momentos para su rival, Hillary Clinton, perdida entre los e-mails, apenas sin estrategia para contrarrestar al contrincante, antaño amigo y donante de fondos, dispuesto a “Hacer a América grande de nuevo”. El GOP (Grand Old Party), acrónimo con el que se conoce al Partido Republicano, deberá ratificar el nombramiento en la convención de julio.

    No habrá sorpresas. Los críticos tendrán que aceptar la voluntad popular. Sí las hubo hace unos días en la ceremonia de graduación de la Universidad Estatal de California, en Fullerton, cuando la reconocida  periodista de Univision, María Elena Salinas habló en español ante los nuevos graduados en Comunicación. Salinas habló en español con palabras poco elogiosas para Trump. Los abucheos fueron sonoros. “¿Qué hay de nosotros ?”, preguntaban los graduados no latinos. Así que parece que los americanos están un poco cansados de presuntas dictaduras de minorías, a juicio de ese sector de población, poco respetuosas con los valores americanos. Lo más curioso de todo es que muchos de los que insultaron a Salinas tenían apellidos hispanos…y no hablaban castellano.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook