Blog 
A tiro
RSS - Blog de María Elena Vallés

El autor

Blog A tiro - María Elena Vallés

María Elena Vallés

Periodista de Cultura en "Diario de Mallorca". Comencé en "El Mundo-El Día de Baleares" en la misma sección. He colaborado en algunas ocasiones en espacios culturales de IB3. Twitter: @ElenaValles

Sobre este blog de Cultura

Este blog es en principio un recopilatorio de los artículos de opinión y análisis sobre la actualidad cultural de la isla que se publican los domingos en "Diario de Mallorca" bajo el epígrafe "A tiro". En la medida de lo posible, se actualizará con más frecuencia.


Archivo

  • 22
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mar, marejada y tormenta

     

     

    Un mar de dudas y preguntas. No es raro que la gestión de Sa Llonja siga levantándome muchas. En esta ocasión, con motivo de la venidera exposición de Jan Fabre. En primer lugar, no comprendo que el Institut d’Estudis Baleàrics esté detrás de una muestra que no promociona a autores baleares o a artistas íntimamente ligados al archipiélago, pues ése es el ideario que apuntala o apuntalaba a esta institución pública regada con 2,5 millones de euros. La foto de cabecera del Twitter del IEB no es ni Miró, ni Amparo Sard, ni Barceló –por mentar algunos nombres conocidos- ni ninguno de los “Ocho apellidos mallorquines” del arte. Es el careto de Fabre. Igual el artista belga guarda el secreto de algún ancestro mallorquín y, yo que sé, habrá pasado inadvertido en su biografía cual soldado vestido de camuflaje en la selva. O simplemente es la inoperancia de la consellera de Cultura Joana Maria Camps la que justifica directamente que toda competencia cultural de la comunidad salga de la cocina del IEB, aunque en ella estén especializados en la gastronomía preparada únicamente con producto balear. Así, no nos extrañaría que en breve le tocara a Antoni Vera, director del Institut, mecer en sus brazos a la maltratada Orquestra Simfònica. Pero no sé, igual estoy dando ideas.


    Fabre es un estupendo artista, incontestable, y puede que ésta sea una gran exposición, no es esto lo que estoy poniendo en duda. Pero continúo sin tener claro qué aportarán estas obras que aterrizan en Ciutat al discurso artístico balear entendido como un discurso englobado en el Mediterráneo y proyectado internacionalmente. No veo las conexiones (¡artísticas!, quiero decir) y sí un afán por los grandes nombres y el numerito de las visitas. Pero la culpa ni es de Fabre ni de quien organiza la muestra. Palma no tiene un proyecto artístico propio, con personalidad, y, por extensión,  prácticamente ningún espacio expositivo está bien definido a pesar de estar en la era de la museología y demás yerbas de la gestión cultural. Y lo más bestia de todo es: ¿por qué nadie se ha preguntado todavía por el motivo de esa ausencia de proyecto común? Son cuestiones que un día u otro habrá que abordar. Igual que la regeneración y renovación del actual sistema artístico. La poca coherencia que hay, todo hay que decirlo, sigue estando en la escena extraoficial. Bravísima. Más avanzada. Sin castas.


    Más: he recibido una invitación a la inauguración de Fabre (supongo que habrá otras en circulación), emplazada para el próximo 5 de julio. Convoca a la muestra, “a un excitante fin de semana y a un encuentro con el artista en una relajante isla de ensueño” el galerista austriaco Mario Mauroner, marchante también, entre muchos otros, de Fabrizio Plessi o Tony Cragg, antecesores de Fabre en Sa Llonja. He echado en falta el detallito del logo del Govern balear. Qué menos, ¿no? De nada.


    Parte meteorológico inesperado y de última hora: marejada con posibilidad de tormenta en la exposición Tabula Rasa o la (im)posibilidad de construir una generación, que se inaugura el próximo jueves en Es Baluard.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook