06 de julio de 2018
06.07.2018

Diez trucos para ahorrar dinero en productos de limpieza

El vinagre, el limón o el bicarbonato de sodio serán tus mejores aliados a la hora de limpiar

06.07.2018 | 11:01

Para ahorrarte horas de limpieza y unos cuantos euros a tu bolsillo, te traemos unos pequeños trucos caseros que te harán la vida más fácil a la hora de afrontar la limpieza de tu cocina, baño, suelos o casa en general.

Limpia el microondas en sólo un minuto


Con un poco de limón puedes dejar este pequeño electrodoméstico reluciente. Córtalo por la mitad y pon las dos mitades boca bajo en un plato con un poco de agua. Introdúcelo en el microondas y ponlo a máxima potencia durante 1 minuto o hasta que se empañe el interior del aparato. El vapor del agua con el limón penetrará en la suciedad y la ablandará, haciendo que sólo sea necesario pasar una bayeta para limpiarla.


Quita el mal olor de la nevera o el microondas


Si alguna vez te has olvidado un producto en mal estado en el interior del frigorífico, ya te habrás dado cuenta de que da igual lo que te esmeres en sacar ese hedor, por mucho que limpies persistirá durante un tiempo. El remedio más rápido para solucionarlo es utilizar limón: solo hay que cortar unas rodajas y ponerlas en un plato con sal, y guardar este plato dentro de la nevera hasta que notes que la fragancia que despide la nevera ha mejorado.

Deshazte de los restos de comida en las ollas

Seguro que tienes por casa alguna olla o cacerola repleta de restos de comida quemada que no sabes cómo quitar. Para eliminarlos, rasca primero el interior de la olla con una cuchara de madera y vierte después cuatro cucharadas de vinagre junto a un vaso de agua templada. Pon la olla a calentar hasta que empiece a hervir y déjalo así unos minutos. Cuando se haya enfriado, puedes limpiarla normalmente y verás que ya no queda rastro de las quemaduras.



Elimina las manchas de la tabla de cortar


Las tablas de cortar, especialmente las de madera, absorben humedad y manchas propias del cocinado. Para quitar todas las bacterias que puedan quedar acumuladas, humedece un poco de sal y frota la tabla. Deja reposar unos cinco minutos, aproximadamente, y aclárala.

Deshazte de la cal


Si lo que quieres es deshacerte de la cal que suele acumularse en los grifos, puedes probar a limpiarlos con una solución a base de bicarbonato de sodio y vinagre. Lo ideal para conseguir un resultado impecable y brillante sin necesidad de frotar es desmontar las piezas y dejaras en remojo en la mezcla unos veinte minutos.


Deja el baño impecable con suavizante


Mezcla en un recipiente un vaso de agua, un poco de alcohol y la medida de un tapón de suavizante para la ropa. Después limpia con la mezcla el inodoro, el lavabo, el bidé, la ducha o la bañera y déjalo secar. Verás como este producto deja un aroma agradable y hace que las piezas del baño brillen más.

Di adiós al moho de los azulejos

Con el paso del tiempo es normal que entre las juntas de los azulejos del baño o de la cocina aparezca moho. Para deshacerse de él, límpialas con un cepillo de dientes mojado en vinagre y deja que actúe durante un par de horas. Luego sólo necesitarás fregarlos con un poco de agua y jabón.


Para fregar el suelo

Con un cubo de agua caliente y limón podrás dejar relucientes todos los suelos de casa. Es un truco casero mucho más económico que comprar un limpiasuelos en el supermercado. Además, disfrutarás del agradable y duradero aroma del limón.

Elimina las manchas de la ropa


¿Sabías que la cebolla funciona de forma similar al peróxido de hidrogeno? Este alimento tiene la capacidad de penetrar en los tejidos sin afectar a la prenda; por eso, si tienes manchas de sudor o quemados en la ropa, la cebolla puede ser un gran aliado. Ralla un cuarto de cebolla y frótala de manera directa sobre la marca. Deja que repose 10 minutos y enjuágala en el ciclo de lavado habitual.


Deja tu colchón como nuevo


Mezcla bicarbonato de sodio (aproximadamente un kilo) con 5-10 gotas de algún aceite esencial y una un colador para esparcir la mezcla sobre la superficie del colchón. Primero hazlo por un lado y déjalo que actúe durante algunas horas. Seguidamente, haz el mismo proceso por la otra parte. Por último, no tienes más que aspirarlo para retirar el bicarbonato y poder disfrutar de un colchón limpio y libre de gérmenes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!