El hombre que se atrincheró en una casa de Cañada Hermosa, Murcia, con su hermana la había secuestrado antes a punta de pistola en Molina de Segura. Una testigo del secuestro trató de frenar al individuo y casi es atropellada por él con su coche, al escapar, tal y como indican fuentes policiales. 

Con este suceso, sobre las seis de la tarde del día de la Lotería, comenzaría el incidente crítico que movilizó a un centenar de efectivos de la Policía Nacional, incluidos los GEO, en la población murciana de Cañada Hermosa, donde el hombre, de 46 años y llamado Eduardo, se encerró con su familiar y un arsenal de armas de fuego y hasta llegó a disparar contra los agentes y herir a uno de ellos.

La persona que trató de impedir que el sospechoso metiese a su hermana en el maletero del coche es profesora de yudo del hijo de la víctima, un niño de 8 años de edad que también fue testigo de cómo su tío metía a su madre en el maletero a punta de pistola.

En un vídeo captado por otro testigo con su teléfono móvil, grabación que se encuentra en poder de la Policía, se ve cómo Eduardo introduce violentamente a su pariente en su coche, un Golf de color blanco. En ese momento aparece en escena una persona, la profesora, que llega a abrir el maletero para tratar de rescatar a la víctima. 

Cuando la profesora intenta sacar a la mujer, de 41 años, el sospechoso, que se encuentra al volante de su vehículo, arranca y trata de llevarse por delante a la testigo. Afortunadamente, no lo logra. El hombre se marchó a toda velocidad, y el pequeño se quedó con su profesora. Los testigos recurrieron rápidamente a la Policía de Molina de Segura.

Los agentes que se personaron en el lugar del suceso, la urbanización Altorreal, se entrevistaron con los presentes y enseguida se puso en marcha el protocolo para los casos de secuestro. Se informó a la autoridad judicial: la prioridad, localizar el Golf blanco.

Un búnker de alquiler

El turismo fue hallado estacionado en una finca de Cañada Hermosa, en el término municipal de Murcia, donde el sospechoso tenía alquilada una propiedad que, como se supo después, había convertido en un búnker lleno de armas de fuego y munición

La Policía Nacional desplegó a un centenar de profesionales pertenecientes al GOES (Grupo Operativos Especial de Seguridad) de Valencia, los GEO (Grupo Especial de Operaciones, la unidad de élite), la Policía Científica, la Policía Judicial, unidades de Seguridad Ciudadana, UPR (Unidad de Prevención y Reacción) y los Tédax, además de movilizar al negociador del cuerpo. 

Al módulo psiquiátrico

Según fuentes del TSJ, la medida cautelar de prisión provisional es, en este momento, "la única aplicable ante el numero de hechos delictivos". El juez Castillejos, en su resolución, los enumera: secuestro, tentativa de secuestro, tentativa de homicidio, lesiones (sin descartar la tentativa de homicidio) a los agentes, daños en la vivienda y en vehículos o quebrantamiento de prohibición de tenencia de armas.

A su vez, indica que el detenido "si bien parece tener alterada la voluntad", sin embargo es "capaz de actuar con eficacia y enorme peligro". Por eso el juez de guardia lo mandó al módulo psiquiátrico del penal. Los forenses dirán si es inimputable o no.