Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenados a 35 años por traer 570 kilos de cocaína de Martinica en un velero

La embarcación fue abordada por la Guardia Civil en Málaga cuando transportaba la droga hacia Ibiza

Los acusados de traer la cocaína en un velero, ayer, en el juicio en la Audiencia. B. Ramon

Un total de siete acusados de traer un cargamento de 570 kilos de cocaína a bordo de un velero desde Martinica a Baleares fueron condenados ayer en la Audiencia de Palma a 35 años de prisión por un delito contra la salud pública. Los procesados reconocieron su participación en los hechos y alcanzaron un acuerdo de conformidad con la fiscal para ver rebajada su pena.

En el juicio celebrado ayer en la Sección Primera de la Audiencia de Palma se retiraron todos los cargos contra uno de los procesados inicialmente, mientras que para otras dos procesadas se solicitó la suspensión de la condena de dos años de prisión para cada una de ellas.

Los hechos que se enjuiciaron ayer se remontan a octubre de 2018. El velero ‘Kayros’ zarpó con destino a la isla de Martinica, en el Caribe, con dos marineros a bordo uno de Baleares y el otro de origen lituano. El objetivo era hacerse con un gran cargamento de cocaína con destino a Ibiza.

El velero llegó a la ista caribeña en diciembre de 2018 con los dos marineros a bordo. Tras unas desavenencias con la organización, uno de los tripulantes regresó a Mallorca. La embarcación la había dejado preparada para transportar la droga. Para ello había habilitado un escondite en la proa del velero, donde se podría ocultar sin problemas. Por este concepto recibió un pago de 20.000 euros y quedaba pendiente el resto del dinero, que ascendería a 1,8 millones de euros.

Dos de las procesadas se encargaron de las gestiones del dinero. No obstante no quedó acreditado que conocieran que la mercancía que se ocultaba en el ‘Kayros’ era cocaína de gran pureza. El montante mensual que recibían era de 40.000 euros.

Al regresar a Mallorca el anterior patrón, se buscó un nuevo capitán de yate para que afrontara la singladura. El hombre contratado para llevar el timón llegó en avión a la isla caribeña. Entre el camarote de proa y el salón estaba el escondite de casi 600 paquetes de un kilo de cocaína con el anagrama de Louis Vuitton. Su pureza estaba en torno al 72% y su valor en el mercado alcanzaría los cien millones de euros.

Mandos de la Guardia Civil con el alijo de droga intervenido. | PERE JOAN OLIVER

A nueve millas de Fuengirola

El 19 de mayo de 2019 el velero ‘Kayros’ fue interceptado a nueve millas náuticas de Fuengirola (Málaga). La embarcación fue abordada por la patrullera oceánica ‘Río Segura’ del Servicio Marítimo de la Guardia Civil. En el operativo especial para capturarla embarcación repleta de droga también participaron los servicios aduaneros franceses y un avión de la guardia de fronteras de Estonia.

La actuación del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil se completó con el registro del domicilio en Manacor del primer patrón de la embarcación. Otro tanto se hizo con el apartamento de San Pedro de Alcántara donde residía otro de los condenados. Los investigadores intervinieron numerosos teléfonos móviles a los implicados en esta singladura de droga en un velero.

Los 600 kilos de cocaína que se ocultaban en el ‘Kayros’ se trasladaron a la Comandancia de la Guardia Civil de Palma. El destino de la droga era abastecer el mercado de estupefacientes de Ibiza.

Compartir el artículo

stats