Suscríbete Caso Abierto - Diario de Mallorca

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias

Muere un montañero asturiano al caer al río Sella

“Tenemos los ojos rojos de tanto llorar”, confiesa el presidente, Miguel Nava, que da las gracias a los Bomberos y la Guardia Civil

El lugar del accidente. En el recuadro, el fallecido.

Un montañero gijonés, Ramón Riera García, conocido como “Monchu”, falleció este domingo al precipitarse desde una considerable altura al cauce del río Sella en Ponga, en el desfiladero de los Beyos. Ocurrió pasadas las cinco y media de la tarde, mientras el senderista recorría junto a unas cuarenta personas, pertenecientes al grupo de montaña Trasgu Andayón, de Gijón, una ruta desde Collada Llomena hasta La Huera, con ascensión a Peña Salón. En el tramo final de la travesía, entre Casielles y La Verganza por el camino de la Cabiella, sufrió una caída en “un tramo normal y corriente, un paso de los habituales que hay en la montaña”, según indicó el presidente del grupo de montaña, Miguel Nava, sobrepasado por lo ocurrido. “Fue un accidente fortuito, le podía haber pasado a cualquiera”, añadió. Otro compañero del grupo, que resultó ileso, tuvo que ser evacuado por el Grupo de Rescate del SEPA tras quedar enriscado. El cuerpo del fallecido fue hallado ya sin vida en el río, entre Puente Agüera y Puente Vidosa.

Al recibir el aviso de que se había visto caer a un hombre al río, recibido a las 17,32 horas, cinco bomberos del parque de Cangas de Onís y el equipo de rescate, a bordo del helicóptero medicalizado de Bomberos de Asturias, pudo localizar al grupo. Lo consiguió después de varias gestiones y de algún problema para identificar el área exacta de la caída por las dificultades de comunicación en la zona y algún equívoco con el área señalada por el alertante, que inicialmente hablaba “del entorno del puente, en Sellañu”.

Una vez localizados, los compañeros del accidentado, que ya habían concluido la ruta y se encontraban a la altura del punto kilométrico 128 de la carretera nacional 625 –la que va de Cangas de Onís a León atravesando el desfiladero de los Beyos–, indicaron al equipo de rescate que faltaban dos de sus miembros. Uno de ellos fue localizado ileso, enriscado a una altura de aproximadamente cien metros por encima del río, en una zona muy vertical, y el segundo en el cauce. Tras acceder a la zona, los bomberos comprobaron que había fallecido. Su cuerpo tuvo que ser extraído mediante una operación de grúa. Tras recibir la pertinente autorización de la Guardia Civil, fue transportado hasta la carretera y a continuación, tras el levantamiento del cadáver, trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde se le practicará la autopsia esta mañana.

“Hacía unos vídeos espectaculares”

Ramón Riera García amaba la montaña y ha encontrado la muerte en ella poco después de haberse jubilado, una circunstancia que los miembros del grupo no dejaron de remarcar con dolor. Riera era una de las almas de este grupo de montaña que inició su andadura en 1987. Todo son buenas palabras hacia el fallecido. “Era un compañero muy afable, muy buena persona, un tío alegre que hacía muy agradables las rutas”, indicó Miguel Nava, con “los ojos rojos de tanto llorar” por lo ocurrido, como el resto de los integrantes del este grupo de montaña.

Hacía, según dicen, unos vídeos espectaculares, algunos de los cuales pueden encontrarse en Youtube, un legado indeleble para el grupo Trasgu Andayón. Y era también el encargado de poner la música para animar las duras caminatas de montaña del grupo.

Gran desnivel

La ruta que el grupo de montaña gijonés programó para su salida de este domingo es una travesía con un nivel de dificultad medio y un recorrido de aproximadamente doce kilómetros, 610 metros de desnivel de subida y 1.240 en bajada, un desnivel considerable. El tiempo estimado era de cuatro horas y cincuenta minutos. Fue en la bajada cuando se produjo el percance, en el lugar menos esperado.

Miguel Nava quiso agradecer a los Bomberos del SEPA y a la Guardia Civil de Montaña su profesionalidad en el rescate del cuerpo y la delicadeza mostrada con los integrantes del grupo, traspasados por el dolor tras conocer el fatal desenlace. “Estamos hechos polvo”, confesó Nava.

El último accidente mortal en la montaña se produjo el pasado 12 de febrero, en el Pico Mancondiú de los Picos de Europa. Ese día, el corredor de trail llanisco Carlos Ugidos resbaló en un nevero y cayó 200 metros. Su cuerpo se encontró cinco días después.

Compartir el artículo

stats