Suscríbete 4 Billetes GRATIS Caso Abierto - Diario de Mallorca

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La banda de ladrones de Pere Garau cometió más de 150 robos

Los trece sospechosos acumulan más de 130 arrestos anteriores

Los detenidos en la operación Alssariq, ayer al ser conducidos a disposición judicial. | B. RAMON

Los trece detenidos en las dos fases de la operación Alssariq, contra una organización que introducía en Mallorca a migrantes irregulares para que cometieran delitos en la isla, habrían perpetrado más de 150 robos durante los últimos meses. En la mayoría de los casos se trata de hurtos al descuido a turistas, pero también hay asaltos violentos con armas y robos en domicilios. Los siete adultos arrestados en la última parte de la operación, desarrollada el lunes en varias casas okupadas de los alrededores de Pere Garau, fueron puestos ayer por la tarde a disposición del juzgado de guardia.

La operación Alssariq ha sido llevada a cabo por la Unidad Contra Redes de Inmigracion y Falsificación (UCRIF) y por el Grupo de Investigación del Distrito Centro de la Policía Nacional de Palma. Las investigaciones han permitido sacar a la luz las actividades de una red organizada que presuntamente introducía a migrantes irregulares argelinos en Mallorca para que perpetraran delitos en la isla.

El considerado cabecilla de la banda está acusado de los delitos de favorecimiento de la inmigración ilegal y de trata de seres humanos con fines delictivos, mientras que el resto deberán responder a las acusaciones de pertenencia a organización criminal, hurtos, robos con violencia y lesiones.

En la primera fase de la operación la Policía Nacional arrestó a cuatro adultos y un menor. Entre los adultos había un hombre considerado miembro de pleno derecho de la organización y otros tres que serían colaboradores. Todos ellos ingresaron en prisión por orden judicial. El menor, por su parte, fue ingresado en un centro.

La segunda fase de Alssariq se llevó a cabo el pasado lunes. Agentes de la Policía Nacional irrumpieron en varias casas okupas de los alrededores de la plaza Pere Garau, donde arrestaron a ocho sospechosos -siete adultos y un menor- y se incautaron de varias armas blancas que podrían haber sido utilizadas en atracos.

De las gestiones practicadas hasta ahora, la Policía Nacional considera a los detenidos autores de más de 150 delitos cometidos en Palma a lo largo de los últimos meses. La mayoría de estos delitos son hurtos al descuido, aunque los investigadores les imputan también robos con fuerza en domicilios y vehículos, y asaltos violentos.

Policías, durante la intervención del pasado lunes. |

Los trece presuntos miembros de la banda detenidos hasta ahora acumulan un larguísimo historial delictivo, con un total de más de 130 detenciones anteriores.

Varios de los presuntos miembros de la banda serían también los responsables del incendio que se produjo a finales de septiembre en la tristemente célebre casa okupa de la calle Manacor de Palma, donde se concentraban muchos de los integrantes de la organización. Los investigadores vinculan este incendio a un intento de robo a una de las okupas.

Tras el incendio la casa fue clausurada, y los presuntos miembros de la banda se disgregaron por otras viviendas okupadas, lo que dificultó las investigaciones policiales.

Uno de los sospechosos, un argelino de 19 años, fue detenido hace una semana tras perpetrar siete delitos en pocos días. Uno de ellos fue especialmente grave. El 20 de septiembre, junto a un cómplice, asaltó a plena luz del día a un hombre que se disponía a ingresar 600 euros en un cajero automático de la ciudad. Uno de los atracadores le amenazó con un cuchillo, pero como no les entregaba el dinero que llevaba, el otro le golpeó en el brazo con un martillo para que lo soltase.

Tras ser conducido a disposición del juzgado de guardia, el joven ingresó en prisión.

Compartir el artículo

stats