Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana negra | «Las cárceles en España no son divertidas»

La placa en memoria de Malén Ortiz que ha sido sustraída en Santa Ponça.

La placa en memoria de Malén Ortiz que ha sido sustraída en Santa Ponça.

Tras la muerte de un joven turista holandés a consecuencia de la paliza que recibió a manos de un grupo de compatriotas en la Playa de Palma y la posterior huida a su país de los agresores se ha abierto un debate público en Países Bajos sobre la conveniencia o no de extraditar a los acusados. Los abogados de los sospechosos han dejado ya clara su oposición a su traslado a España. Y entre ellos destaca Martel Vink, que en declaraciones al diario De Limburger se cubría de gloria con la frase: «La cárcel en España no es divertida». Como si en Holanda los centros penitenciarios fueran parques acuáticos. El ministro de Protección Legal holandés Sander Dekker tardó poco en contestarle: «Claro que las cárceles no son divertidas, para eso es exactamente una condena de prisión. Si una pena de cárcel en Holanda es muy agradable y relajante es que algo estamos haciendo mal». Por cierto, De Limburger ilustraba su información con una foto del centro penitenciario Can Brians 2, donde estuvieron presos varios de los políticos catalanes implicados en el «procés». Se ve que la tenían a mano.

El Ayuntamiento de Calvià repondrá la placa de Malén

El Ayuntamiento de Calvià tiene la intención de reponer en breve la placa en recuerdo de Malén Ortiz en el pinar de Santa Ponça, donde desapareció en 2013. Su padre, Alejandro Ortiz, se manifestó la semana pasada para pedir que la retirasen, porque consideraba que se trataba de una lápida mortuoria. Días después la placa fue arrancada y sustraída por desconocidos. El Ayuntamiento, tras consultar a la madre de la joven, ha decidido colocarla de nuevo.

Escáner facial y sellos en el pasaporte para los turistas británicos

La afluencia de los turistas británicos en el primer verano tras la entrada en vigor del Brexit ha alterado por completo el control de los pasajeros que llegan a Palma a través del Aeropuerto. Las nuevas tecnologías han ayudado a mitigar el aluvión de personas que hay que identificar como si de cualquier otro extranjero extracomunitario se tratara. Un lector digital de la documentación la lee al tiempo que el turista se tiene que bajar la mascarilla para que el escáner facial le identifique cotejando el rostro con el pasaporte. Luego tienen que hacer el inevitable sellado de su documentación. Mientras, las familias con menores y los discapacitados en silla de ruedas, que no se pueden incorporar para ponerse a la altura del escáner facial, tienen que recurrir al método tradicional para ser identificados: el sellado del pasaporte. En los momentos de mayor afluencia de visitantes, a pesar de la covid, se tiene que triplicar el personal en los filtros de control.

Los incendios de Son Macià se repiten cada año

El pajar de la possessió de Son Macià del Pont d’Inca, en Marratxí, arde casi cada año. Y los servicios de extinción saben que cada vez les espera una ardua tarea hasta conseguir la extinción de las llamas. El viernes estuvieron tres horas trabajando, desde las tres hasta las seis de la tarde.

Policías en segway  por el paseo marítimo de Alcúdia

La Policía de Alcúdia patrulla en segway.

El Ayuntamiento de Alcúdia ha incorporado dos vehículos eléctricos segway, que serán utilizados por la Policía Local para patrullar por la zona de la playa. De esta manera se multiplica por cuatro la distancia que podría recorrer un agente a pie.

Compartir el artículo

stats