Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Déborah nos ayuda desde arriba; ella tiene la clave"

La hermana de la víctima y colaboradores, distribuyendo carteles pidiendo justicia para Déborah.

La hermana de la víctima y colaboradores, distribuyendo carteles pidiendo justicia para Déborah.

Tras 19 largos años, la que empieza este lunes quizá sea la semana más importante del caso Déborah. Marcará sin duda un antes y un después, ya que este martes se procederá a la exhumación de los restos mortales de la joven viguesa para, a través del análisis de los mismos, intentar buscar las respuestas que permitan arrojar luz sobre su muerte cuando ya falta menos de un año para la temida prescripción. Pero hay más porque está previsto que ese mismo día los peritos del laboratorio de Madrid que trabajan con la familia, los mismos que colaboraron en el caso Diana Quer, recojan en el juzgado de Tui que lleva el procedimiento el disco duro del ordenador de la víctima. Un dispositivo en el que buscarán, con idéntico objetivo de despejar interrogantes, cualquier tipo de archivo o mensaje de aquella época, de los meses y días previos a la desaparición de la joven un aciago 30 de abril de 2002. Diez días después su cuerpo desnudo aparecía a más de 40 kilómetros de Vigo en una cuneta de O Rosal.

Rosa, hermana de Déborah, confesaba ayer que la familia afronta con “nerviosismo” pero a la vez con “esperanza” una semana que tendrá vital importancia en la lucha que emprendieron para que la verdad salga a la luz y, en definitiva, se haga justicia. “Tengo el convencimiento que durante todo este tiempo Déborah siempre nos ayudó desde arriba; realmente siento que está peleando con nosotros y que es ella la que tiene la clave de todo”, afirma esta mujer.

Junto a la marea de apoyo social lograda en una justa batalla en la que nunca han dado muestras de flaqueza, la familia de Déborah tendrá estos días a su lado al equipo legal de abogados, así como a los peritos y criminólogos que están trabajando con ellos. Junto a los letrados vigueses que llevan el caso, Ramón e Ignacio Pérez Amoedo, con motivo de la exhumación se trasladarán a la ciudad olívica la abogada de la asociación SOS Desaparecidos que también ha colaborado con ellos, María Teresa Rojas; el médico forense que elaboró el informe pericial que acredita la muerte homicida, Aitor Curiel; y el criminólogo Óscar Tarruella. Este último así lo hacía constar en sus redes sociales. “Mañana [por hoy] viajo a Vigo para la exhumación de Déborah. Se ha iniciado la cuenta atrás para su verdugo y sus colaboradores. O daremos caza!!!”, escribía el investigador en su cuenta de Facebook.

También deberán acudir esta semana a Galicia los peritos de Lazarus Technology, un laboratorio de Madrid con gran experiencia en causas criminales y avanzada tecnología que se encargará del análisis del disco duro del ordenador de Déborah, dispositivo que la Policía Nacional tenía desde 2006 pese a que los datos no se trasladaron al juzgado hasta 2019. Los expertos quieren recuperar y desentrañar la información que podría contener el aparato de las fechas previas a la desaparición de la joven: por ejemplo registros de emails o de contactos por aplicaciones que había en aquella época, como Messenger.

Diligencias determinantes

“Aunque aún habrá que esperar por los resultados, esta semana confluyen diligencias determinantes”, valora Rosa. Pedir la exhumación del cadáver de Déborah, que descansa en el cementerio de Pereiró, donde recientemente se le rindió homenaje con ocasión del 19 aniversario de su muerte, ha sido un paso doloroso para la familia, pero lo ven necesario para avanzar en la investigación. ¿Confían en que esta segunda autopsia aporte pistas clave? “Somos prudentes, hay que ir paso a paso, pero obviamente tenemos esperanzas y nos gustaría que así fuese”, manifiesta.

El núevo análisis del cuerpo se hará bajo la dirección de la sede viguesa del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga). Junto al forense vigués que se encargará del mismo, colaborará toda una eminencia en su campo, Fernando Serrulla, responsable de la Unidad de Antropología Forense de Galicia con sede en Verín (Ourense) y que ha intervenido en infinidad de casos criminales. Junto a buscar un perfil de ADN distinto al de la víctima bajo sus uñas –algo que no se realizó en 2002 cuando se le practicó la primera autopsia–, se analizarán también los restos óseos para comprobar si hay alguna pequeña lesión o microfractura que sea indicadora de violencia.

Rosa también tiene depositadas muchas esperanzas en el volcado del disco duro. Tras más de un año de espera, la jueza autorizó su entrega a los peritos de Lazarus. Y la hermana de Déborah avanza que esta semana, asimismo, la Policía Nacional les entregará un diario personal de la joven, que también revisarán por si puede arrojar alguna pista. Y es que la lucha de esta familia está más viva que nunca.

Compartir el artículo

stats