Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detenida en Calvià por fingir su muerte tras defraudar un millón de euros

Una agencia de detectives la localizó en Santa Ponça

La mujer se había instalado en una lujosa urbanización de Santa Ponça tras fingir su muerte. Guillem Bosch

Agentes de la Guardia Civil de Calvià arrestaron el lunes por la tarde a una mujer alemana de 47 años que presuntamente simuló su propia muerte para eludir una investigación por defraudar cerca de un millón de euros a la empresa para la que trabajaba. La sospechosa fue citada para comparecer ante un juzgado de Palma el 2 de noviembre de 2020, pero en su lugar se presentaron sus padres con un certificado de defunción a consecuencia de un accidente de tráfico en Alemania. Los responsables de su empresa dudaron de la veracidad de este certificado y contrataron a una agencia de investigación privada, que localizó finalmente a la mujer, viva y disfrutando de una desahogada situación económica, en Santa Ponça. Tras arrestarla, la Guardia Civil le intervino documentación falsificada a nombre de otra persona. Ayer fue conducida a disposición del juzgado de guardia de Palma, y posteriormente puesta en libertad.

La investigación, según consta en el atestado entregado ayer en el juzgado, se inició el año pasado por la denuncia de los responsables de una gran empresa dedicada al sector a la energía solar contra la que fue su delegada en Mallorca, una ciudadana alemana de 47 años identificada como Inna Z. Según esta denuncia, la mujer se habría apropiado de forma paulatina de fondos de la sociedad, hasta defraudar cerca de un millón de euros.

El procedimiento quedó en manos del juzgado de instrucción número 5 de Palma, que citó a la mujer para que compareciera para prestar declaración como investigada el pasado 2 de noviembre. En su lugar se presentaron sus padres, que entregaron un certificado de defunción de su hija. Según el documento, Inna Z. había muerto el 3 de marzo de 2020 en la ciudad alemana de Rostock. Explicaron que había sufrido un accidente de tráfico.

Con la muerte de la mujer quedaba extinguida su posible responsabilidad penal, pero los directivos de la empresa sospecharon de un posible amaño, por lo que encargaron una investigación a la agencia de detectives Cabanach. Los investigadores realizaron un seguimiento de la mujer en redes sociales y descubrieron que en algunas de ellas seguía manteniendo actividad.

Las pesquisas de la agencia de detectives permitieron concretar que la mujer podría seguir viva, pero se había mudado de casa y había adoptado una nueva identidad. La investigación permitió centrar sus esfuerzos en urbanizaciones de alto standing de Santa Ponça.

Las vigilancias tuvieron éxito finalmente el fin de semana del 25 de abril, cuando los investigadores descubrieron a la mujer, que efectivamente estaba viva y disfrutaba de una desahogada situación económica. Residía en un lujoso chalé, conducía un vehículo de alta gama y no ejercía ningún trabajo conocido.

La agencia de detectives facilitó esta información a la Guardia Civil de Calvià, que el pasado lunes interceptó a la mujer cuando circulaba en coche por las proximidades de su domicilio. Los agentes descubrieron que utilizaba documentación falsa a nombre de otra persona. Tras ser detenida, reconoció que era la persona que buscaban.

Cuestionados sobre la investigación, desde la Agencia Cabanach declinaron ayer hacer comentarios.

Compartir el artículo

stats